Yamaha T-Max 530 ABS

Prueba: Yamaha T-Max 530 ABS 2012

Prueba: Yamaha T-Max 530 ABS 2012
¿Aún no has votado esta noticia?

El Yamaha T-Max 530 ABS se ha ganado su fama a pulso, siendo en actualidad el scooter deportivo más deseado e imitado del mercado. En 2014 se ha coronado como el scooter de más de 125 cc más vendido del año, todo un logro si tenemos en cuenta que su precio duplica al segundo clasificado, el Yamaha X-Max 400. Ya probamos la versión 500 de 2011 (prueba Yamaha T-Max 500) y aunque lleva tiempo entre nosotros, os contamos las claves de su éxito y los puntos que consideramos que debería mejorar.

Yamaha T-Max 530 ABS
Más agresivo y deportivo que nunca

Desde que la crisis económica azotó a España, el scooter se ha convertido en el estilo de moto más popular y vendido con diferencia. Las principales virtudes que definen a los scooter pasan por ser ‘económicos’, fáciles de usar, cómodos, tener un mantenimiento reducido, ser prácticos, tener capacidad de carga, protección frente al frío y lluvia… Pero el T-Max 530 es un scooter que rompe con todos los tópicos, es el precursor de los scooters Premium que por calidad y equipamiento poco tienen que ver con los generalistas. Para empezar es caro, su precio está a años luz de los scooters medios y se codea con las súper deportivas, tiene un mantenimiento elevado y un consumo cercano a las motos de gran cilindrada. Pero también es cierto que tiene algo que no tienen el resto de scooters, y es que cuando te subes a un T-Max, la calidad y singularidad de su construcción te hace sentir que estás sobre una moto.

Yamaha T-Max 530 ABS
Yamaha T-Max 530 ABS

Su diseño no deja lugar a dudas. Su estética en forma de ‘patinete’ le delata y comparte muchos de los estándares propios de su segmento. Tiene la comodidad de un scooter, suficiente hueco bajo el asiento para albergar un casco integral y algo más, dos guanteras en el contra escudo, los frenos se accionan desde el manillar, lleva variador continuo (CVT) y en esta versión 530 además, la transmisión secundaria se realiza por correa dentada (aunque algo más compleja de lo habitual). Hasta aquí todas sus similitudes con su segmento, porque el T-Max 530 es un scooter de gama alta y en Yamaha le han dado un carácter y una personalidad que lo hace diferente a todo lo conocido.

¿Cuál es el secreto del T-Max? Lo que le hace tan especial son los cambios sufridos desde 2008. A partir de la segunda generación el chasis del T-Max 500 está formado por un rígido bastidor Deltabox de aluminio, llantas de 15” en ambas ruedas, horquilla con doble tija y barras de 41 mm, y un equipo de frenos de primera. Si a todo esto le añadimos un motor central anclado al chasis y un reparto de pesos cercano al 50-50, la ecuación resultante es un scooter con un comportamiento ejemplar, unas inercias neutrales y un tacto de moto tradicional.

Equipamiento y ergonomía

Con esta versión 530 el T-Max da un pasito más en busca de la perfección. En esta tercera generación Yamaha ha pulido algunos de sus puntos débiles y ha trabajado en remarcar su aspecto deportivo. Ahora luce una apariencia más musculosa con líneas afiladas y ópticas más agresivas, además, ha aumentado la cilindrada hasta alcanzar la potencia máxima permitida para los usuarios del carné A2. Muchos esperaban un T-Max de 600 ó 700 cc que hiciera frente al nuevo y principal competidor, el BMW C600 Sport (prueba del BMW C600 Sport), pero en Yamaha parece que no quieren entrar en el juego de ver “quien la tiene más grande”. Con el discreto aumento de 30 cc el T-Max ha mejorado su aceleración desde parado y recuperaciones, algunos de los aspectos más demandados por sus incondicionales.

Yamaha T-Max 530 ABS
Cuadro de instrumentos del Yamaha T-Max 530

Aumenta el equipamiento con iluminación led, ordenador de a bordo, acabados de primera y nuevo cuadro de instrumentos. Cuenta con reloj analógico para la velocidad y revoluciones del motor, y una pantalla digital donde encontramos el nivel de combustible, temperatura del agua, reloj horario, dos trip parciales, odómetro, kilómetros hasta la siguiente revisión, consumo medio e instantáneo y temperatura ambiente. Información más que suficiente pero difícil de consultar, ya que el manejo se realiza desde dos botones situados en el propio cuadro.

Cuando nos subimos al T-Max 530 encontramos cierta dificultad para acceder al puesto de conducción. La voluminosa columna central nos obliga a levantar la pierna más de lo deseado, resultando casi más cómodo subir al estilo tradicional que entrar por delante del asiento. El asiento se siente alto, no tanto por su altura total (800 mm), sino porque bajo éste la carrocería se ensancha y nos obliga a abrir las piernas más de lo normal.

Una vez acoplados, si nos apoyamos en el respaldo lumbar del asiento y subimos las piernas, apreciamos que las plataformas quedan ligeramente altas y el manillar muy bajo, una posición que resulta poco ergonómica por llevar los pies y las manos hacia delante junto con la espalda ligeramente curvada. Las plataformas son estrechas pero se prolongan hasta el escudo y permiten llevar los pies estirados, posición casi necesaria si no queremos que el manillar nos golpee las rodillas en los giros cerrados. En definitiva, una posición muy de turismo de cuatro ruedas pero con manillar y sin respaldo.

Aunque no lo parezca el T-Max es un scooter ‘grandecito’ y bastante ancho a pesar de que sus afiladas líneas camuflan esta condición. Moverlo en parado no es tarea fácil,  el centro de gravedad se sitúa más alto que en los scooter de motor basculante y tendremos que andarnos con ojo para que no se nos venza cuando lo empujamos a pie. Su peso en lleno es de 222 kg.

Motor y parte ciclo

El corazón que mueve al T-Max 530 ABS es un motor que cubica 530 cc con dos cilindros en paralelo inclinados hacia delante, 4 válvulas DOHC y refrigeración líquida. Rinde 47 CV de potencia a 6.750 rpm y tiene un par máximo de 52,3 Nm a 5.250 rpm. En total son 30 cc, 3 CV de potencia y 7 Nm de par más que la versión 500, unas especificaciones que se traducen en un motor más redondo y más lleno a cualquier régimen.

Yamaha T-Max 530 ABS
Nueva transmisión por correa dentada

El otro cambio importante que sufre este modelo 530 es la incorporación de la transmisión por correa, ahora es más directa, produce menos vibraciones y alarga los cambios hasta los 80.000 km. Lo positivo es que si lo comparamos con la transmisión por cadena ahorramos en repuestos porque la correa dura mucho más, pero como negativo tiene que requiere de mayor mantenimiento por trabajar con mucha tensión y lo que te ahorras por un lado te lo gastas en revisiones y mano de obra de taller (requiere de herramientas específicas).

El resto  se mantiene prácticamente igual. Chasis de aluminio, horquilla convencional con barras de 41 mm, basculante con doble brazo de aluminio, freno de estacionamiento, pinzas monobloque de anclaje radial… con la salvedad que el disco trasero aumenta su diámetro de 267 mm a 282 mm.

Prueba dinámica del Yamaha T-Max 530 ABS

Vamos al grano, ha llegado el momento de salir a rodar con el T-Max 530. Lo primero que llama la atención al arrancar el motor es el inconfundible sonido de su bicilíndrico, suena gordo y está exento de vibraciones. Tocamos el acelerador y la respuesta es instantánea, tanto que debemos andarnos con ojo cada vez que soltamos y aceleramos a baja velocidad porque el embrague es muy directo.

Yamaha T-Max 530 ABS
Permite inclinar más de lo habitual en scooters

Cuando nos movemos por ciudad es un scooter que resulta algo torpe y brusco en la entrega de potencia. Como os comentaba es muy sensible al primer golpe de gas y esto hace que tengas que estar alerta cuando no quieres ir con el cuchillo entre los dientes. El peso, la gran rigidez del chasis y las duras suspensiones le confieren un aplomo encomiable, pero le restan manejabilidad en cambios rápidos de dirección o cuando queremos ratonear entre enlatados. Se siente seguro, tiene una frenada muy potente y, a pesar de contar con unas suspensiones de tacto deportivo, absorbe con progresividad los baches y badenes. Los retrovisores están muy alejados del piloto para mejorar el ángulo de visión, pero en la urbe llegan a molestar cuando pasamos por huecos estrechos. Al estar tan alejados y tener un tamaño contenido, no necesitaremos desviar la vista del frente, pero veremos todo más pequeño y, por su lejanía, nos resultará imposible regularlos en marcha.

En carretera es donde realmente empezamos a disfrutar del T-Max 530, la protección contra el viento es bastante buena, el motor es suave y tiene potencia de sobra como para pasar de 0 a 150 km/h en un suspiro. Y el aplomo… el aplomo es extraordinario, el T-Max va sobre raíles y se siente más firme que muchas naked punteras. Los frenos son muy, muy potentes y dosificables, te sobra con dos dedos para ‘clavarla’ donde quieras y puedes frenar solo con el delantero que la horquilla no se hunde. A la hora de frenar da incluso más seguridad que una deportiva por la facilidad que supone regular la presión con las manos. Hay que tener en cuenta que el reparto de pesos de la moto es muy equilibrado, pero el peso del piloto se sitúa más retrasado. El ABS resulta algo intrusivo, en el eje trasero no molesta porque no afecta a la estabilidad, pero en el freno delantero alarga la frenada y en conducción deportiva nos ha restado efectividad.

Yamaha T-Max 530 ABS
El T-Max 530 es muy estable y seguro

A estas alturas, creo haber dejado claro que el T-Max 530 ABS es un scooter con un marcado carácter deportivo, por lo que no queda otra que sacarle de curvas por “territorio comanche”. ¿Quién dice que no se puede ir rápido con un scooter? Con el T-Max se puede ir de curvas y mantener ritmos de vértigo. El comportamiento en conducción deportiva es muy bueno y, aunque tiene cierta tendencia a abrir la trazada, cuando le cogemos el rollo podemos salir con nuestros amigos ruteros o con los ‘quemadillos’, solo hay que tener un poco de fe en los Dunlop SportMax que hacen muy bien su trabajo. Las inclinadas y la estabilidad en curva se acercan peligrosamente a los de una moto sport y, aunque la mayoría de motos naked o deportivas tienen más potencia y aceleración, el T-Max tiene un aplomo en curva, una capacidad de frenada y una sensación de seguridad que permite ir rapidísimo.

No podemos olvidarnos de los consumos, que aunque no son tan bajos como nos gustaría, han mejorado respecto a la versión 500. Eso sí, es una moto que pide guerra, pero si eres capaz de ir suave practicando una conducción tranquila, podrás hacer medias de 5,0 l/100 km, pero si desatas tu espíritu deportivo el consumo medio indicado puede pasar de los 7 l/100 km. En nuestra prueba el ordenador terminó con una media total de 6,2 l/100 km.

La opinión del probador

Yamaha T-Max 530 ABS
Masmoto.net con el T-Max 530 ABS
El T-Max es un scooter con mucho carácter y una estética arrolladora. No le gustan las medias tintas y desde que tocas el acelerador va pidiendo guerra. Posiblemente sea la mejor baza para quienes no quieran tener una sport de fin de semana y un scooter para el día a día, porque está a medio camino de ambos estilos y casi cuesta como la suma de los dos. Si eres de hacer rutas domingueras los fines de semana te habrás percatado que no es raro encontrar algún que otro T-Max rodeado de deportivas, y eso es porque, a pesar de ser un scooter, le gusta codearse con las altas esferas. Desde mi punto de vista el T-Max es un scooter ideal para quienes buscan sensaciones en el día a día. No es el scooter más lógico ni la mejor moto deportiva, pero con él puedes ir al trabajo todos los días y disfrutar de tu tramo preferido de curvas y por qué no, hacer algún que otro viajecito rutero.

El Yamaha T-Max 530 ABS se ha ganado su fama a pulso, siendo en actualidad el scooter deportivo más deseado e imitado del mercado. En 2014 se ha coronado como el scooter de más de 125 cc más vendido del año, todo un logro si tenemos en cuenta que su precio duplica…

Review Overview

Comportamiento
Ergonomía
Consumo
Pasajero
Calidad/precio
Capacidad de carga

7,8 SOBRE 10

User Rating: 3.25 ( 1 votes)

FOTOS: Yamaha T-Max 530 ABS

Ir a la galería completa (25 fotos)

Vestuario de la prueba: Casco LS2 FT2 Jack, chaqueta Acerbis Bray Hill.

Competidores del Yamaha T-Max 530 ABS

Ficha técnica de la Yamaha T-Max 530 ABS 2012 (11.299 €)

Sobre Raúl Ramírez

Empezó a curtirse en la época de los Vespino, pasó por un scooter y luego dio el salto a las motos de media y alta cilindrada. De aspecto tranquilo pero rápido en moto, no le importa ir cerrando el grupo… hasta que llega a ‘territorio comanche’, entonces hay que echarle un galgo para poder seguirle. Le gustan las deportivas, pero a la hora de comprar hace caso a la parte racional de su cerebro.

Mira también...

KTM 1050 Adventure 2015

Prueba: KTM 1050 Adventure 2015

En líneas generales las motos trail cada vez son más asfálticas, cómodas y viajeras, por suerte hay modelos como la KTM 1050 Adventure que mantienen el espíritu original de este segmento.