23 agosto, 2014

Los problemas de sacar una moto de la India

¿Alguna vez has viajado a la India en moto? Nuestra amiga y hasta ahora integrante de la Ruta de los Exploradores Españoles Olvidados, Alicia Sornosa, después de muchas dificultades, por fin ha conseguido que su BMW F 650 GS (Descubierta) salga del país asiático rumbo a Australia.

Alicia Sornosa, antes de guardar su BMW en una caja

Alicia Sornosa, antes de guardar su BMW en una caja

La historia no tiene desperdicio y nos la ha contado a través de su blog. Aquí tienes un resumen:

  • Sacar la moto de según que países puede ser algo lento, pesado o costoso. Es el caso de la India. Las motos llegaron desde Nairobi a Bombay por aire, los problemas aquí fueron el retraso de dos días del avión que las traía, pagar a un agente en la terminal de carga del aeropuerto y alucinar con la cantidad de sellos, puertas que tocar, billetes de 100Rs que iban y venían y preguntas (siempre las mismas) sobre la moto. Respuestas que estaban por escrito y claritas en el Carnet de Passage.
  • Menos mal que he contratado una agencia de transporte que se dedica a ello, a llevar mercancías en contenedores, en barco, fuera del país… Govius & Govius se llama, el dueño, que nos atiende es un descendiente de brahmanes, de cabeza pelada y un gran bigote.
  • El primer día me pidieron el Carnet de Passage que viajaba de un despacho a otro conmigo detrás del tipo que llevaba mi pasaporte en su bolsillo. Tras dos horas sentada en un despacho, con Miquel (Silvestre) de conversación, tras dos tés muy dulces e hirvientes, firmaron y sellaron. Creí que eso sería el final, pero no, fue el principio.
  • Al día siguiente llevé a Descubierta (mi BMW F 650 GS) a que la metieran en una caja. De nuevo en el edificio de Aduanas, habíamos quedado a las 10h para ir a revisar la moto con el oficial de turno, por fin sellarían el carnet y la meterían el contenedor que irá al barco. De pronto me llevan a otro despacho más, hay dos hombres que me miran de arriba a abajo, son inspectores y comienzan a interrogarme.
  • Al rato me encuentro en un cómodo sofá en la sala de espera de la entrada de Aduanas, espero mi moto, mi pasaporte, mi Carnet de Passage, al agente, al tipo con mis documentos…a mi libertad para salir de India. Visto una blusa de manga larga y un pañuelo a lo pirata, no quería ir ni en manga corta ni escotada (luego comprobé que más me hubiese valido ponerme en tirantes y mini falda). Solo espero que no me toque ir a la comisaría de policía a por un maldito papel que llevó ayer Miquel, es un certificado de que no he tenido accidentes en esta región de Chennai.
  • Por fin y tras unos 30 minutos laargos me llama mi agente de camisa a cuadros y me dice que nos vamos a la terminal de carga de Chennai puerto. Subo en un coche con chófer y de nuevo más preguntas. Estoy cansada y quiero que esto termine ya.
  • El inspector me presenta a otro hombre, que es el jefe de la terminal. Juntos con una cohorte de 10 personas, vamos hasta la mitad de la nave, donde reconozco la caja de mi moto. Comienzan a abrirla. Veo que una madera de través va a rozar la pintura del ‘pico de pato’ y meto la mano, todos me echan la bronca. – “Madame, no puede tocar la caja”. “Perdón, pues que tengan más cuidado…”
  • Me dice que tengo que abrir todas las cajas de 2TMoto, que le vaya contando (por enésima vez) lo que contienen. Abro la primera, el Top case, saco la cazadora de BMW que revisan bolsillo a bolsillo, me pregunta por las protecciones, se las enseño. Abro una de los laterales, están mis pantalones de montar y ropa de abrigo, casi ni lo mira. Desempapelo el casco, me pregunta si lo puede ver por dentro, yo le digo que meta la mano donde quiera.
  • La caja de las herramientas, otra de las laterales de aluminio que tanto me han protegido en las tontas caídas que he tenido. La abro, saco la caja blanca con la cruz roja, revisa vendas, tijeras, y tabletas de pastillas, explico que son para la malaria, menos mal que se llaman ‘Malarone’. Pregunta por las recetas médicas le doy los prospectos. Parece que está satisfecho. Rebusca en mi equipaje personal y termina. Uff, que pesado.
  • Le pregunto que si todo ok me dice que sí, pienso que lo que tiene que hacer es firmar mi carnet y punto. En el coche de vuelta me invita a comer, acepto aunque no me apetezca, y hasta me dejan el coche con chófer para que me lleve donde quiera, me voy a a mi hotel. Al día siguiente está todo resuelto, mi carnet sellado y la moto lista para viajar a Australia.
  • Mister Govius me aclara al día siguiente que buscaban drogas y que tendría que haber ido en manga corta para que viesen mis inmaculados brazos, que eso hubiera agilizado las cosas… Alucino y le pregunto el porqué, me responde que españoles, brasileños, argentinos (todos al mismo saco, venga!), tenemos imagen de drogadictos, fiesteros…ah! ahora caigo, por eso el inspector me preguntó que si fumaba…Nos reímos del asunto.
Empaquetando la moto en la Aduana de la India

Empaquetando la moto en la Aduana de la India

Antes de empezar a buscar droga en la moto Etiqueta de la caja donde por fin pudo viajar la moto hasta Australia

Alicia Sornosa continúa ahora su viaje en solitario, fuera de la REO, en su objetivo de ser la primera mujer española en dar la vuelta al mundo con su moto.

Acerca de Sara Soria

Informadora por instinto, reina de la escritura, perfeccionista y gran profesional del periodismo del motor que sorprende por su valentía a pesar de su aspecto de niña buena. Pone un toque femenino en la web, orden en la redacción y una visión más racional del mundo de la moto.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Campos obligatorios marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>