Gama Triumph Classic 2016

Prueba de contacto: Triumph Thruxton, Bonneville T120 y Street Twin

¿Aún no has votado esta noticia?

(Madrid, España). Ya hemos podido subirnos a lomos de la nueva gama Classic de Triumph, cinco motos (o mejor dicho, tres motos y dos de ellas con un par de versiones) con un estilo muy definido, prestaciones más que suficientes para todos los públicos y el refinamiento al que la marca británica nos tiene acostumbrados.

Triumph Thruxton R 2016
Triumph Thruxton R 2016

Street Twin, Bonneville y la llamativa Thruxton son las bases, de ahí Triumph se saca una Bonneville T120 Black que apuesta todo al negro y una Thruxton R con suspensiones y frenos pata negra. Ya las conoces porque te las presentamos en sus respectivas novedades (al final del texto encontrarás los links a cada una de las novedades y a las fichas técnicas para que te empapes de datos).

Triumph Street Twin 2016

El acceso a la gama Classic ahora se llama Street Twin y tomará el relevo de la antigua Bonneville básica. El cambio de rumbo es notable y también cambia de público objetivo. La Street Twin mezcla el estilo clásico con líneas modernas y pretende atraer a ese público joven que ahora demanda motos con sabor retro pero no quiere complicaciones con verdaderas motos clásicas.

Triumph Street Twin 2016
Triumph Street Twin 2016

Sus características principales son las llantas de aleación (de 18 pulgadas la delantera, en la Bonnie básica es de 17), motor bicilíndrico en paralelo de dos cilindros, 55 CV, 80 Nm de par y cambio de cinco velocidades. Precio 8.800 euros.

Triumph Bonneville T120 y T120 Black 2016

La Bonneville crece hasta los 1.200 cc pero mantiene intacto todo su estilo clásico, tanto que dentro de este mundillo que ahora está lleno de preparaciones, es todo un placer disfrutar de la sencillez de esta moto y su pureza de líneas. Motor más grande, con más carácter, 80 CV y 105 Nm de par y un cambio de seis velocidades junto con un embrague que suaviza el acoplamiento (también en las Street).

Triumph Bonneville T120 Black
Triumph Bonneville T120 Black

La T120 Black es lo mismo pero huyendo de los cromados en favor de una combinación de negro brillante, satinado y mate, más joven y urbanita. El precio de ambas Bonneville es de 11.900 euros y sustituirán a las T100 y versiones derivadas.

Triumph Thruxton y Thruxton R 2016

El cambio sufrido en la Bonneville es notable (sobre todo en marcha, te lo cuento un poco más abajo), pero en la Thruxton es más llamativo. No sólo hablo de estética, también de dinámica. Ese motor de 1.200 cc de la Bonneville recibe una buena dosis de mala leche en la Thruxton para llegar a los 97 CV y 112 Nm. Cambia la postura de conducción (a mejor) sin perder sensaciones clásicas y tiene un precio de 12.900 euros.

Luego tenemos la Thruxton R, que deja a un lado las suspensiones Kayaba y el freno delantero Nissin para equiparse con Öhlins en el apartado de suspensión/amortiguación y Brembo para la rueda delantera (detrás mantiene Nissin). Su precio es de 14.900 euros.

Triumph Thruxton 2016
Triumph Thruxton 2016

En las fotos verás las Thruxton monoplaza, pero son unidades británicas, a España llegarán todas como biplaza y podrás pasarla a mono como opción. Es por temas de homologaciones, que aquí ya sabes que la cosa es complicada y pasar una moto de monoplaza a biplaza te sale por un ojo de la cara, cosa que al revés es mucho más económico.

Cómo queda la gama Classic

Pues de momento llegarán los nuevos modelos y se unirán a los que ya están a la venta hasta fin de existencias, pero hay sustituciones, por lo que ésta sería la gama Classic definitiva de Triumph: Street Twin, Bonneville T120, Bonneville T120 Black, Thruxton, Thruxton R y Scrambler.

Sí, ahí está la Scrambler (prueba Triumph Scrambler) que se mantiene en catálogo pero no se evoluciona hasta que la Euro 4 acabe con este bonito modelo. El motivo es su escape elevado, que no permite añadir un catalizador sin hacer grandes malabares. Como opción Triumph propone un escape tipo Scrambler para la nueva Bonneville, pero no está homologado.

Prueba dinámica de la gama Triumph Classic

La prueba dinámica fue breve, pero suficiente para sacar unas conclusiones básicas de cada modelo, pero nos quedamos con ganas de más, así que ya las probaremos a fondo porque merecen la pena.

Empezamos con la Street Twin, una moto muy fácil de conducir, con sensación de ligereza, un motor suave pero con suficiente empuje para divertirse. Es pequeña, eso sí, y el tarado de las suspensiones resulta blando.

Triumph Street Twin 2016
Pequeña y ligera

Es una moto pensada para un uso relajado, no vale picarse con una Thruxton porque al único disco delantero se le acumula el trabajo y las suspensiones se agobian, sobre todo la trasera que tiene poca retención de hidráulico y produce cabeceos si fuerzas los apoyos.

La Bonneville no es más difícil de conducir, otra moto para los que no quieren complicaciones e incluso para gente sin mucha experiencia. El motor empuja muy bien, el cambio respecto al anterior es muy grande, ha ganado mucha respuesta (también es más inmediata) pero ha perdido ese tacto de mantequilla que tenía antes. Ahora vibra algo más, no es exagerado pero es parte de las consecuencias de ese nuevo calado del cigüeñal a 270 grados (prueba Triumph Bonneville T100 2012)

Triumph Bonneville T120 2016
La Bonneville sigue siendo cómoda pero ahora con más potencia

La Bonnie es una moto cómoda, muy cómoda, aunque personalmente el manillar me parece demasiado alto, creo que con uno un poco más bajo ganaría apoyo en la rueda delantera y mejoraría su comportamiento. Pero en realidad para eso está la Thruxton.

¡Ay la Thruxton! Cómo me gustaba la antigua (prueba Triumph Thruxton 2014) y qué alto dejó el listón. La antigua era muy clásica, pero la nueva te permite disfrutar de su imagen retro, una postura más relajada para tus muñecas y un comportamiento dinámico para gozar de cada curva. No, no es una deportiva, incluso una naked sport le saca los colores, pero te transmite muchas sensaciones y te lo pasas francamente bien enlazando curvas con un pilotaje medio clásico.

Triumph Thruxton 2016
La Thruxton no es deportiva pero mola mucho

Con la R todo es más fácil, puedes frenar más tarde y entrar más rápido en las curvas. Hay diferencia con la normal, pero no es indispensable comprar la R si no quieres tener lo mejor. Yo personalmente me quedo con la básica, la estética de la horquilla convencional con fuelles puede más en mi caso que las mejoras dinámicas en este tipo de moto.

Fichas técnicas

Fotos: Gama Triumph Classic

Ir a la galería completa (20 fotos)

Vestuario de la prueba: Casco LS2 CR1, chaqueta Acerbis Ramsey, pantalón Acerbis Bray-Hill

También te puede interesar

Sobre Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, pero a los veinte su gran pasión pasó a ser la moto, da igual que sea de campo, deportiva, minimoto… ¡se sube a todas! Probador vocacional de alma racing, disfruta con cada moto como si fuese la primera vez.

Mira también...

Kymco AK 550 2017

Prueba en circuito del Kymco AK 550, lo más deportivo de Kymco

Realizamos la prueba de contacto del Kymco AK 550 en el circuito de Ascari, un megascooter con claros argumentos deportivos.