26 noviembre, 2014

Prueba: Triumph Street Triple ABS 2013

A la Triumph Street Triple le ha tocado renovarse en 2013 con la complicada tarea de mejorar un producto que ya de por sí goza de un excelente reconocimiento. Tras el lavado de cara que sufrió en 2011, ahora hablamos de una remodelación integral que promete un comportamiento dinámico de primera.

Street Triple ABS

Prueba Triumph Street Triple ABS 2013

La Street Triple es una moto que derrocha personalidad, sólo hay que echar un vistazo para poderla diferenciar de sus competidoras, su sello de identidad es el doble faro trapezoidal. De la primera generación se han vendido más de 50.000 unidades, y con la versión 2013 Triumph pretende mantener los buenos resultados cosechados en años anteriores. La clave del éxito de la naked británica radica en una personalidad arrebatadora, un precio muy competitivo y unas cualidades dinámicas que hacen temblar a las top ventas japonesas.

Equipamiento de la Triumph Street Triple ABS

Esta versión es aún más deportiva que su predecesora, los retoques que ha sufrido pasan por un mejorado chasis, subchasis y un basculante de aluminio con anclaje regulable. Desaparece el doble escape superior para situarlo por debajo de nuestros pies y así rebajar el centro de gravedad y aligerar el peso de la parte trasera. El colín se ha rediseñado y afilado, se rebaja el peso total en 6 kg, las llantas ahora son más ligeras y también se ha modificado el reparto de peso para dar más protagonismo a la rueda delantera con un 52% – 48%.

Triumph Street Triple ABS 2013

Completo cuadro de instrumentos Triumph Street Triple

El reducido, pero completo cuadro de instrumentos combina una pantalla digital con un clásico cuentavueltas analógico con los diferentes indicadores luminosos. En la pantalla digital ahora tenemos más información que en la versión anterior, resalta un velocímetro de fácil lectura e indicador de la marcha engranada, nivel de combustible y temperatura, un pequeño reloj horario, odómetro con dos trips y el consumo medio e instantáneo.

Para los que tengan pensado hacer alguna incursión en circuito, dispone de indicador de sobrerrégimen regulable de 6 leds además de un cronómetro y cuenta vueltas, pero para ser sincero, me parece bastante complicado de manipular, lleva los mandos junto a la pantalla y no me veo yo tocando esos botones a más de 200 km/h en cada paso por meta.

Los acabados y la calidad de los materiales en general son de gran calidad, pero un detalle que no me ha gustado es que el cuadro de instrumentos esté más bajo que la tija de dirección y que el cableado de las piñas y manetas impiden su correcta visibilidad. Me resulta curioso que esta moto no necesite contrapesos, las escasas vibraciones deben hacerlos innecesarios. Todo lo demás está en su sitio, excepto la regulación de distancia de la maneta del embrague, que por alguna extraña razón se la han ahorrado, ya que la maneta de freno sí la tiene.

 Motor y parte ciclo

El motor de la Street Triple 2013 no varía con respecto al de la generación anterior. En resumidas cuentas sigue siendo un tres cilindros en línea con 12 válvulas DOHC, de 675 cc de capacidad, refrigeración líquida y una potencia máxima de 95 CV a 11.800 rpm con un par motor de 65 Nm. Se muestra siempre lleno, tiene bajos, medios y altos.

Triumph Street Triple ABS 2013

Motor de la Street Triple 2013

El cambio es manual de seis velocidades, es preciso y especialmente suave. Lo más sorprendente es que esta Triumph de mediana cilindrada se conduce como si fuera “monomarcha”, su motor es tan elástico que te permite circular en sexta a 50 ó 60 Km/h sin toses ni coces cuando enroscamos el mango.

El chasis tiene una rigidez extraordinaria y las suspensiones son muy efectivas si comparamos con su competencia, aunque no debemos olvidar que estamos probando la versión básica, el que busque suspensiones de ‘competi’ tiene la versión R.

El equipo de frenos está formado por dos discos flotantes de 310 mm con pinzas de dos pistones Nissin delante y disco de 220 mm con pinza Brembo de un pistón detrás. El ABS de última generación es desconectable.

El consumo de la Street Triple 2013 también se ha visto mejorado gracias a la reprogramación de la centralita, ahora es un 30% más eficiente, una mejora que agradecerá nuestro bolsillo y reducirá nuestras visitas a la gasolinera. En los desplazamientos diarios de casa al trabajo el ordenador de abordo nos ha marcado 4,3 litros y después de hacer 100 km de curvas ‘a machete’ y 100 de autovías y comarcales he llegado a casa con 5,8 litros de media. La autonomía supera sin problemas los 300 km gracias a su depósito de 17,4 litros.

Prueba dinámica

Tenía muchas ganas de probar la Street Triple, hasta la fecha no había tenido la oportunidad de montarme sobre este modelo que tan buenas críticas ha recibido. Lo malo de haber oído hablar tan bien de una moto es que, aunque no quiera, las expectativas son muy altas y me puedo llevar una decepción. Así que manos a la obra, vamos a darle alegría a estos tres cilindros a ver si empujan con tanto brío como dicen.

A la vista, la Street Triple es muy pequeña, cosa que en un principio me echaba para atrás con mi 1.93 m, pero al subirme sobre la moto el acoplamiento es casi perfecto. Vale, no es una moto especialmente cómoda, se carga bastante peso sobre el manillar, las estriberas están altas y retrasadas, y echo de menos un poco más de altura del asiento al suelo. Pero no he encontrado ningún obstáculo que impida acomodar mis largas piernas al depósito, ni me he sentido en una posición antinatural para ser una naked deportiva de dimensiones reducidas.

Street Triple ABS

La Street Triple ABS 2013 es una moto fácil para todos los niveles de pilotaje

En parado la moto es especialmente ligera (183 kg), en esta versión se ha aumentado el ángulo de giro respecto a la versión anterior, pero me sigue pareciendo escaso para moverme en el tráfico de la urbe o a la hora de maniobrar a baja velocidad.

Arrancamos el motor y lo primero que apreciamos es un sonido que nos transporta a una nueva dimensión, la de los 3 cilindros, un silbido suave y característico que se desmarca de todo lo conocido. Cogemos el embrague, engranamos primera y salimos, cambiamos a segunda, tercera, cuarta, … no me da ninguna pereza jugar con el cambio, todo lo contrario, la suavidad del embrague y la precisión son una auténtica delicia. A los pocos minutos me doy cuenta de que, sin pensarlo, estoy circulando en marchas altas incluso por ciudad y la moto va como la seda, algo poco común en una moto deportiva de cilindrada media, su ADN viene directamente heredado de una deportiva pura sangre, la Daytona 675.

A pesar de su deportividad y del gran empuje del motor, la Street es una moto muy fácil de llevar y a los pocos kilómetros tengo la sensación de que nos conocemos de toda la vida, así que, para qué esperar, vamos a llevarla a su hábitat natural: las carreteras de montaña (y si es enrevesada mucho mejor).

Como suele ser habitual, antes de llegar a nuestra carretera preferida hay que hacer un puñado de kilómetros por autovía, un terreno en el que la Street no se siente especialmente a gusto. La posición es ligeramente avanzada hacia adelante y la Street nos pide a gritos aumentar el ritmo para que la carga aerodinámica nos sujete el cuerpo y descarguemos los brazos, pero ahí es donde encontramos las limitaciones de una ‘naked tan naked’, a partir de 120 km/h la aerodinámica es nula y cansa más de lo deseado. Tengo que reconocer que en autovía he echado de menos la cúpula opcional para ir más relajado y protegido frente al viento.

Triumph Street Triple ABS 2013

La Street Triple es estable y potente

La carretera empieza a retorcerse y estrecharse, bien, por fin llegamos a ‘territorio comanche’. Todas las penurias que hemos pasado en la autovía se nos olvidan de golpe. Reducimos un par de marchas para que el aullido de los tres cilindros se convierta en un rugido ronco, e inmediatamente se nos dibuja una sonrisa en la cara. Está claro que esta moto esta pensada para hacernos disfrutar en estos parajes.

El motor vale para todo, desde una condución tranquila y sosegada en sexta marcha para los más tranquilos, como para una conducción radical en la parte alta del cuentavueltas para los más ‘quemadillos’. La sensación es la de llevar una moto muy superior que no corresponde con la cilindrada media, empuja tanto o más que los bicilíndricos y tetracilíndricos de 750-800 cc, capaz de satisfacer a la gran mayoría de usuarios. No va sobrada como para andar con miedo al acelerar, pero tampoco te deja tirado cuando exprimes su potencial.

Una vez nos ponemos a hacer curvas, es cuando la parte ciclo cobra mayor protagonismo, la rigidez del chasis, el tarado de suspensiones nos da un aplomo excelente que nos hace sentir la moto y tener buen control sobre ella. Eso, y que viene con los Pirelli Diablo Rosso Corsa, unos neumáticos pata negra que se pegan contra el asfalto. Para meterla en la curva hay que ayudarla un poco, pero en cuanto le cogemos la medida nos encontramos enlazando curvas de un lado a otro a un ritmo endiablado, la Street Triple pide más y más. Los frenos son muy potentes, aunque tienen un tacto un pelín esponjoso en su inicio. Por su lado, el ABS desconectable tiene un comportamiento intachable.

Para finalizar, hay que destacar que a pesar de no ser una moto muy cómoda para llevar un acompañante por su escasa ergonomía y ausencia de asideros, las suspensiones y el chasis soportan dignamente a dos ‘tipos grandes’, mejor incluso que algunas motos de carácter rutero.

La opinión del probador

Triumph Street Triple ABS

Probando la Street Triple ABS 2013

Tengo que reconocer que me encantan las naked, son las motos con las que me identifico y con las que mejor me lo paso en la carretera. La Street Triple no lo tenía fácil, el bifaro no me terminaba de convencer, pero desde que he probado los tres cilindros me he enamorado.

Lo que más me ha gustado de la Street es su impresionante motor tricilíndrico de seiscientos y pico que empuja como un demonio, a años luz de los 600 cc de 2 y 4 cilindros, un motor al que no le hacen sombra ni los motores de sus rivales de 800 cc. No puedo olvidar la suavidad y precisión del cambio, las escasas vibraciones, su ligereza, su rigidez, el aplomo…

¿Qué echo en falta en la Street Triple? Algo más de polivalencia, más comodidad  para el acompañante, un mínimo de protección aerodinámica (se soluciona con la cúpula opcional), y puestos a pedir… una “R” como tercer apellido, pero eso ya os lo contaremos en la siguiente prueba que estamos preparando ;)

Competidoras de la Triumph Street Triple

El precio de la Triumph Street Triple es de 7.595 €, 7.995 € con ABS. Un precio muy tentador que podremos aumentar con multitud de accesorios entre los que destaca el Quickshifter (cambio rápido de marcha) por 349 €, la cúpula por 225 €, la quilla por 240 €, la monitorización de presiones de los neumáticos por 155 € y un largo etcétera que nos permitirá personalizar aún más nuestra Street Triple.

Fotos: Triumph Street Triple ABS 2013

Vestuario: Casco Suomy Apex Angel, Chaqueta Suomy Hybrid Mesh, Pantalón Suomy PM Pant

Acerca de Raúl Ramírez

Empezó a curtirse en la época de los Vespino, pasó por un scooter y luego dio el salto a las motos de media y alta cilindrada. De aspecto tranquilo pero rápido en moto, no le importa ir cerrando el grupo… hasta que llega a ‘territorio comanche’, entonces hay que echarle un galgo para poder seguirle. Le gustan las deportivas, pero a la hora de comprar hace caso a la parte racional de su cerebro.

2 Comentarios

  1. Algún hueco para la pinza de freno o solo caben los papeles? Me encanta esta moto y es una seria candidata… cuando ahorre.

    • @sam_mendez:disqus, sí hay hueco suficiente para un antirrobo de disco.Dentro del equipamiento opcional de la Street también tienen un antirrobo en forma de “U” especialmente diseñado para que entre bajo su asiento.

      Sin duda es una gran moto con la que disfrutarás mucho, ya nos contarás.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Campos obligatorios marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>