Royal Enfield Continental GT 535

Prueba de contacto: Royal Enfield Continental GT 535

Prueba de contacto: Royal Enfield Continental GT 535
4 (80%) 1 voto

(Madrid, España). Royal Enfield aterriza en Madrid con la apertura de una tienda oficial en la calle Agustín de Foxá 29. La marca de origen británico que a mediados del siglo pasado pasó a India es la más antigua en producción ininterrumpida y su primer modelo data de 1901. Tras una entrada sin mucho ruido en España y comprobar la buena respuesta en ventas, la apertura de esta tienda es un punto más para avanzar en la expansión planeada por la marca, que quiere ser líder mundial del segmento de media cilindrada (de 250 a 750 cc).

Probando la Royal Enfield Continental GT
Probando la Royal Enfield Continental GT

Acudimos a la presentación de esta tienda a medio camino entre boutique de ropa y tienda de motos y probamos varios modelos de la gama Royal Enfield, principalmente su modelo más reciente, la Continental GT.

El mercado retro está en aumento y no sólo a la hora de hablar de preparaciones, también en venta de motos nuevas, lo que significa un momento clave para marcas como la francesa de fabricación china Mash (pruebas de Mash)y Royal Enfield, dos firmas que basan toda su gama en modelos retro de precio contenido, retro low-cost podríamos decir.

Y es que las Royal Enfield se quedan todas por debajo de la barrera psicológica de los 6.000 euros a pesar de montar motores de medio litro. Otro detalle a valorar es que todas ellas son válidas para conducirse con carné A2 sin necesidad de limitarse.

Gama Royal Enfield

Tres modelos básicos componen la actual gama Royal Enfield con diferentes versiones en función de la decoración, motos todas ellas (según la marca) “manejables, sencillas y evocativas con las que lo importante no es el destino sino el viaje”. Es decir, que no buscan competir en cuanto a prestaciones ni comportamiento dinámico, son motos que se venden por concepto y estética. Todas ellas son monocilíndricas con refrigeración por aire y cambio de cinco velocidades.

Gama Royal Enfiel 2015
Gama Royal Enfield 2015
  • Royal Enfield Bullet 500: desde 4.299 euros. Una moto nacida en 1932, clásica a rabiar con su depósito pintado a mano, asiento biplaza, escape con salida estrecha y neumáticos muy, muy clásicos. Motor de 499 cc y 27,2 CV con 41,3 Nm de par.
  • Royal Enfield Bullet 500 Classic: desde 4.649 euros. Estilo clásico de la posguerra disponible en varios colores entre los que destacan el color tierra de la Desert Storm y el Battle Green. Existen tres versiones limitadas basadas en los mensajeros militares de las guerras mundiales con los dos colores mencionados y el Squadron Blue, todos ellos con un patrón de camuflaje que les aporta mayor exclusividad (los patrones son diferentes en todas las unidades). El motor es el mismo que en la Bullet.
  • Royal Enfield Continental GT 535: desde 5.199 euros. Además de tener nombre de Bentley esta café-racer es la de imagen más moderna y deportiva de la gama. Monoplaza con asiento doble y tapa de asiento como opción, cuenta con chasis Harris Performance, frenos Brembo, neumáticos Pirelli Sport Demon y un depósito que recuerda a Ducati. Motor de 535 cc con 29,1 CV de potencia y 44 Nm de par e inyección electrónica Keihin.

Nos fijamos en la Continental GT 535

Durante la presentación de la gama Royal Enfield realizamos una ruta por la Sierra Norte de Madrid y para ello elegí la Continental GT 535 como compañera, aunque no dejé de subirme a otros modelos de los que al final te contaré algunos detalles. La más moderna de entre estas clásicas y, sobre todo, la más deportiva y equipada, una moto que llama la atención desde lejos.

Sensaciones retro en todos los sentidos
Sensaciones retro en todos los sentidos

Y desde media distancia, porque cuando te acercas y la analizas la GT (y el resto de modelos) encuentras detalles de acabado que te recuerdan su contenido precio. Bien en líneas generales, pero no le pidas la calidad de detalles que puede ofrecerte, por ejemplo, una Triumph (pruebas Triumph).

La postura de conducción en mucho más cómoda de lo que en un primer momento podría parecer, estilo café-racer pero burgués, con las manos situadas bastante altas y abiertas asiendo unos semimanillares montados por encima de la pletina superior de la horquilla. Estriberas elevadas y retrasadas pero sin excesos y un asiento más bajo de lo que cabría esperar, que te hace sentir acoplado a la moto, no sobre ella como en muchas clásicas.

Prueba dinámica de la Royal Enfield Continental GT

Nos ponemos en marcha y el monocilíndrico cobra vida con un sonido de escape muy atractivo, algo mejor que el resto en la unidad elegida por contar con un escape opcional más abierto, aunque en trayectos largos mejor llevar tapones porque llega a resultar un poco molesto. Por cierto, la pata de arranque está por estética, porque intentamos varias veces y varias personas arrancar con ella en diferentes unidades y no hubo manera, voltea muy poco el motor.

La postura es más cómoda de lo que parece desde fuera
La postura es más cómoda de lo que parece desde fuera

Embrague (de tacto poco preciso), primera y vamos cogiendo el tacto general en los primeros metros para descubrir que estamos ante una moto de sensaciones retro en todos los sentidos. No esperes estética clásica y prestaciones actuales porque no es lo que esta Royal Enfield te ofrece. Vibraciones, pequeños fallos de carburación (aunque es inyección) en frío, falta de mordiente en las frenadas y un aplomo en curvas mejorable a pesar de su chasis de marca.

El monocilíndrico no es un motor de altas prestaciones y se le dan mejor las recuperaciones que girar alto de vueltas. Te permite dejarle caer de vueltas y recuperar a golpe de pistón disfrutando de la música que emite por el escape. Si lo que quieres es llevar la aguja del cuentavueltas en la zona alta, olvídalo porque no te da más, es mejor meter una marcha más y tirar de bajos y medios.

La Continental GT se muestra estable y aplomada en carretera, pero también es cierto que su ritmo ideal es de 110 – 120 km/h, incluso en cuestas arriba puedes ver cómo cae hasta los 100 por hora. No es una moto rápida y acusa el peso, el viento y los desniveles, pero te permite divertirte en tramos de curvas lentas y medias. Éste y la ciudad son sus escenarios favoritos.

Una moto que también se disfruta en parado
Una moto que también se disfruta en parado

En ciudad bien, yo diría que es donde mejor se desenvuelve y donde más disfruta atrayendo miradas, sobre todo si eliges el color amarillo o rojo para su mínima carrocería (también hay negro). En carretera le cuesta y no es una moto para viajar o realizar grandes rutas. Cuanto más cerca estén las curvas y menos autovía tengas que recorrer, mejor.

Nos metemos en curvas (el puerto de La Morcuera) y nos lo pasamos bien con esta Royal Enfield, pero mejor bajando que subiendo, porque hacia arriba se queda corta si buscas un ritmo ágil. Sí, mi espíritu racing quizá no vaya muy acorde con la filosofía de la marca, pero es que la estética y el sonido de escape de la Continental GT te incitan a ello. Toca apretar la maneta del freno con fuerza, trazar con decisión, sin improvisar y sin tumbar en exceso a pesar de los buenos neumáticos que monta.

Sensaciones sobre la Royal Enfield Classic

MAsmoto.net con las Royal Enfield
Masmoto.net con las Royal Enfield

Recorrí unos kilómetros sobre una bonita Bullet 500 Classic Battle Green que parecía salida de una peli de guerra y posteriormente otros tantos sobre una Classic más cromada. Postura de conducción hiper-cómoda, trasero relajado con el asiento de muelles, espalda totalmente erguida… ¡Y sorpresa! Más aplomo y control de lo que aparenta.

No, no se trata de tumbar como un poseso y sacar rodilla, pero casi era capaz de seguir el ritmo de la GT, de hecho en curvas medias y rápidas lo consigue sin problemas y es en las cerradas y cambios de dirección donde pierde respecto a la café-racer.

A los mandos de la Bullet Classic más "guerrera"
A los mandos de la Bullet Classic más “guerrera”

Pero hay más cosas curiosas porque tiene un motor más pequeño y menos potente que la GT pero corre más. No, no es cosa del desarrollo porque acelera más y también consigue una punta mayor, resulta que el 499 cc es más vivo que el 535 cc, ahí lo llevas. Eso sí, te decía que la GT frena poco, pero frena bastante más que las Classic.

 

En conclusión, una gama de motos atractivas, con un estilo sugerente y muy de moda a precio de derribo, el low-cost de las motos retro. ¿Motos para el día a día? No lo tengo muy claro, el nivel de ajuste no es el mismo que en motos que cuestan el doble y eso puede acarrear pequeñas averías o tener que estar encima de la moto con frecuencia. Las veo más como motos de uso ocasional, motos con las que darte un paseo el domingo y respirar algo de aire fresco o ir a tomar el aperitivo al centro orgulloso de moto guapa.

Fotos: Gama Royal Enfield 2016

Ir a la galería completa (26 fotos)

Vestuario de la prueba: Casco MAX, chaqueta Acerbis Ramsey, pantalón Acerbis Palm Spring

Sobre Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, pero a los veinte su gran pasión pasó a ser la moto, da igual que sea de campo, deportiva, minimoto… ¡se sube a todas! Probador vocacional de alma racing, disfruta con cada moto como si fuese la primera vez.

Mira también...

KTM 1050 Adventure 2015

Prueba: KTM 1050 Adventure 2015

En líneas generales las motos trail cada vez son más asfálticas, cómodas y viajeras, por suerte hay modelos como la KTM 1050 Adventure que mantienen el espíritu original de este segmento.

  • Jordi

    Hola Iván. Antes que nada, decir que soy propietario de una Continental GT. Si bien puede parecer que escribo estas palabras un poquito a la defensiva, créeme que no es así. Muy ciertas la mayoría de las cosas que dices acerca de la GT (llevo una, así que se de lo que hablas). No obstante, si me lo permites, me ha parecido algo crítica tu valoración acerca de la moto. Cierto es que mencionas que tienes mas alma de R’s. No obstante, en mi humilde opinión, la GT se merece algo mas de positivismo y buena crítica. He tenido varias motos, desde una SR Special hasta una CB1000F, pasando por una Domi, SRX6, Burgman 650 (la considero moto), GP800, varios scooters, xj600, W650, GPZ, entre otras. Reconozco no haber tenido jamas un R ni haber llevado alguna (no me llaman). Dicho esto, a pesar de las “cosillas” de la GT, las calidades de algunos acabados, las vibraciones (menos que mas) y otros detalles… confieso que la GT me parece una delicia de moto. Como dices, no busco prestaciones. Pero puedo afirmar que transmite unas sensaciones únicas y alimenta el alma. La simplicidad, lo básico, la autentica moto, hacen que esas “cosillas” que comentas, merezcan la pena. Encima es preciosa y jamás pasara de moda. Moto de por vida. Fácil y barata de mantener, a un precio muy accesible. En mi opinión, quien se compra esta moto (o una Enfield), se compra algo mas que un chasis, un motor y unas ruedas. Se compra un sentimiento, que ademas, no defrauda.

    Por favor, no mal interpretes mis palabras. Insisto, acertadas tus observaciones acerca de la GT (y en general de las Royal. Pero… ¡Qué moto! Alimenta el alma motera y te limpa la “mierda” (con perdón) de la cabeza. Personalmente, creo que es una delicia. Y a quien le pueda interesar, que no la descarte, porque ofrece mas de lo que a simple vista pueda parecer y malas lenguas (no la tuya) puedan decir. Si no quieres ser el más rápido, ni el que mejor tecnologia quiere, pero quieres palpar y vivir uno de los auténticos placeres de llevar una moto… pruébala y disfrútala. A mi al menos, la realidad ha superado con creces la expectativa. Y ademas, es preciosa… Pueden gustarme otras, pero no deseo a ninguna otra “mujer”. Un saludo.