24 octubre, 2014

Prueba: Yamaha XT 1200 Z Super Ténéré 2010

La Yamaha Super Ténéré fue un modelo protagonista en los 80, un momento en el que las grandes trail dakarianas estaban en pleno auge. Mucho ha cambiado el mundo del trail desde entonces pero la generación actual de este modelo coge el testigo de la ochentera y gran parte de su pasión por el desierto.

Ver vídeo-prueba de la Yamaha XT 1200 Z Super Ténéré.

Yamaha XT 1200 Z Super Ténéré

Yamaha XT 1200 Z Super Ténéré

Ver ficha técnica de la Yamaha XT 1200 Z Super Ténéré.

Es grande, de estética agresiva y clara preferencia por la tierra y el barro pero no te engañes, en asfalto va de lujo y los neumáticos de serie son mejores para ir por lo negro. Aunque eso sí, la Super Ténéré es una de las maxitrail más camperas del mercado y no una moto de turismo con ruedas mixtas y estética on-off.

Equipamiento de la Yamaha XT 1200 Z Super Ténéré

Cuadro de instrumentos pequeño pero completo

Cuadro de instrumentos pequeño pero completo

Esta Yamaha nos ofrece una postura de conducción muy erguida y cómoda, con las piernas en una posición relajada y un manillar alto y ancho (sin ser excesivo) que da una gran sensación de control. El asiento tiene dos posiciones, 845 y 870 mm de altura, y permite llegar bien al suelo no sólo a los más altos. Aquí se ha ganado respecto a la década de los 80. Las estriberas del piloto y del acompañante están recubiertas de goma para filtrar vibraciones, el manillar tiene cubremanos y la cúpula desvía el viento de la cabeza a la perfección pero nos deja los hombros un poco descubiertos (poco y si eres alto). El pasajero tiene un generoso asiento, dos grandes asideros y una posición cómoda, puede hacer viajes largos. Detrás encontramos una rejilla portabultos y no, el escape Akrapovic que ves en las fotos no es de serie…

Su estética aventurera se continúa en el cuadro de instrumentos, que es de un tamaño contenido. Cuenta con un cuentavueltas analógico, los clásicos chivatos luminosos y una pantalla digital con velocímetro, nivel de combustible, reloj horario, dos parciales, odómetro, pequeño ordenador de a bordo y también indicadores de modo de conducción y del control de tracción. Como ves es pequeño pero bien aprovechado.

Una cosa más, tiene una toma de corriente de 12V junto al cuadro de instrumentos para alimentar nuestros ‘cachiperres’ electrónicos cuando salgamos de viaje.

Motor y parte ciclo de la Yamaha XT 1200 Z Super Ténéré

El motor de la Super Ténéré es un bicilíndrico en paralelo de 1.199 cc, con cuatro válvulas por cilindro, doble árbol de levas en cabeza, cárter seco, ejes de equilibrado y cigüeñal calado a 270 grados. Desarrolla una potencia máxima de 110 CV a 7.250 rpm y un par motor de 114 Nm a 6.000 vueltas, es un motor poderoso con una amplia gama de revoluciones útiles y mucho carácter.

Agresiva y con ganas de salir del asfalto

Agresiva y con ganas de salir del asfalto

Para controlar ese carácter Yamaha nos ofrece dos modos de entrega de potencia, Sport y Touring, pero además la XTZ tiene control de tracción con dos niveles de actuación y desconexión.  El cambio es manual de seis velocidades y la transmisión final se realiza por cardán, algo que se agradece al limitar al máximo el mantenimiento y además en este caso por su correcto funcionamiento.

El chasis es un multitubular de acero que se aísla de lo que pasa bajo las ruedas mediante una horquilla invertida regulable y un monoamortiguador trasero. Tiene llanta de 19 pulgadas delante y 17 detrás, con un neumático trasero de 150/70. Para los frenos se recurre a dos discos delanteros de 310 mm de diámetro y pinzas de cuatro bombines con ABS. Detrás sólo un disco de 282 mm y pinza de dos bombines también con ABS. Por cierto hay que destacar el buen funcionamiento de este sistema ABS y de curiosa frenada combinada, que actúa como tal sólo al presionar la maneta y es independiente cuando usamos los dos frenos. El ABS funciona también en tierra y lo hace muy bien.

Prueba dinámica de la Yamaha XT 1200 Z Super Ténéré

Nos ponemos a los mandos de la Super Ténéré y lo más llamativo es su volumen, que en un principio puede ‘apabullarnos’ un poco, pero es sólo la primera impresión. Resulta que la moto es estrecha y el sistema de cárter seco permite bajar mucho el motor y con ello el centro de gravedad. Así la moto tiene una manejabilidad mucho mejor y se nota hasta en las maniobras en parado. Es cómoda y con mi 1,85 de estatura voy sobrado para llegar al suelo, de hecho este tipo de motos son las que ‘me quedan bien’.

En asfalto la Super Ténéré permite que te diviertas

En asfalto la Super Ténéré permite que te diviertas

Pero vamos al grano. Metemos primera y el bicilíndrico nos empuja con ganas desde bajas vueltas. Tiene un tacto un poco tosco, pero es parte de su encanto y de su carácter recio. Sube de vueltas con mucha decisión y las vibraciones no llegan a ser molestas hasta que la aguja del cuentavueltas llega a lo más alto, un punto donde es inútil llegar, mejor meter una marcha más.

Salimos a autopista y descubrimos que se siente muy cómoda a alta velocidad, mucho más estable de lo que pensábamos y nada que ver con su homónima de los ochenta. Han pasado 30 años y se nota… Conseguimos un tramo cortado al tráfico y comprobamos que el velocímetro puede marcar 200 Km/h sin que la Super Ténéré se despeine y al motor parece que todavía le queda. Impresionante.

Ahora nos metemos en curvas y, para ser una maxitrail, nos permite ir bastante deprisa. No le gustan las fuertes apuradas de frenada porque la horquilla se hunde y cuesta meterla en la curva, pero si haces antes el trabajo, te tiras con seguridad hasta que la estribera te avisa de que ya no hay más que tumbar. Aceleras con ganas y el bicilíndrico puede con el neumático trasero. No te preocupes, tienes un control de tracción que, en posición 1 no va a dejar que la rueda deslice, y en posición 2 podrás salir un poco de lado (poco). Pero lo mejor es que el sistema es prácticamente invisible, ni es muy intrusivo ni apenas aprecias que esté funcionando. En más de una ocasión me creía un crack del drifting y descubría el pilotito naranja parpadeando en el cuadro de instrumentos…

Salimos a la tierra con mucho respeto, esta Yamaha es grande,  pesa 261 kilos y los neumáticos son más asfálticos que camperos. Con cuidado puedes hacer rutas por pistas de tierra, se mueve bien tanto sentado como de pie. El ABS sorprende por su calidad en tierra y el control de tracción es todo un lujo, pero sinceramente necesito unos neumáticos con más taco para ir con seguridad.

¿Tiene pegas? Pues pocas, la verdad. Puede ser que el tacto del motor te parezca un poco brusco, pero tiene su gracia y es cuestión de gustos. El tacto del cambio podría ser algo más suave y la cúpula cubrir por completo los hombros. Pero la verdad es que esta Yamaha es una moto muy completa.

Competidoras de la Yamaha XT 1200 Z Super Ténéré

- Triumph Tiger Explorer
- BMW R 1200 GS
- Ducati Multistrada 1200
- Kawasaki Versys 1000
- KTM 1190 Adventure
- Honda Crosstourer

Compara la Yamaha XT 1200 Z Super Ténéré con tres de sus rivales a la vez en nuestro comparador de motos.

LA OPINIÓN DEL PROBADOR

Con la Super Ténéré

Con la Super Ténéré

La Super Ténéré engancha, esto es algo que me suele pasar con las trail. Son motos que no entran en mis preferencias pero que, cuando las pruebo, me crean adicción. Son fáciles, polivalentes, cómodas y hasta divertidas.

Esta Yamaha además tiene carácter, algo que cada vez valoro más en las motos. Es una moto para todos los públicos pero con su personalidad bien definida, con una dosis de rabia en su propulsor, un chasis que lo sabe digerir y una electrónica que te ayuda a disfrutar con poco riesgo.

La apunto en mi lista de candidatas para cuando decida hacer un viaje largo y si tengo que mojarme, te diré que me gusta más que la BMW R 1200 GS pero menos que la Triumph Tiger Explorer.

Vestuario: Casco Givi 40.2chaqueta Acerbis Ramsey.

GALERÍA DE FOTOS

Acerca de Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, pero a los veinte su gran pasión pasó a ser la moto, da igual que sea de campo, deportiva, minimoto… ¡se sube a todas! Probador vocacional de alma racing, disfruta con cada moto como si fuese la primera vez.

5 Comentarios

  1. ¿Por qué te gusta más que la R 1200 GS?

  2. La Yamaha tiene un motor con más carácter y es un poco más ágil. Y la Triumph tiene un motor con más revoluciones, más mala leche y el chasis lo sabe aguantar :D

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Campos obligatorios marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>