Prueba: Yamaha T-Max 500 2011

Prueba: Yamaha T-Max 500 2011
¿Aún no has votado esta noticia?

Al igual que si te preguntan por un megascooter GT la respuesta intuitiva es el Suzuki Burgman, si te preguntan por un scooter deportivo aparece el Yamaha T-Max 500. La primera generación llegó en 2001 y fue una revolución en el segmento de los scooters de alta cilindrada. Ahora ya conocemos el futuro T-Max 2012 pero hasta que llegue vamos a probar el 2011 y ver si podemos desmitificar a El Scooter Deportivo.

Yamaha T-Max 500 2011
Yamaha T-Max 500 2011

Estéticamente ya deja las cosas claras, con un frontal inclinado y con formas angulosas, un robusto chasis que luce orgullosamente y una trasera puntiaguda al estilo de las motos deportivas.

Equipamiento del Yamaha T-Max 500

El Yamaha T-Max cuenta con una generosa pantalla mayor que la de la generación anterior, un pequeño respaldo para el conductor, grandes asas y estriberas plegables con goma para el acompañante, freno de estacionamiento, dos huecos con tapa pero sin llave tras el escudo, hueco bajo el asiento forrado con luz de cortesía y espacio para un casco integral y un atractivo cuadro de instrumentos con indicador de temperatura del motor, nivel de combustible, cuentavueltas y reloj horario.

Tiene dos huecos con tapa tras el escudo
Tiene dos huecos con tapa tras el escudo

Echamos de menos que uno de los huecos tras el escudo sea con llave para poder dejar objetos sin temor a que nos los roben, un mayor espacio en el hueco bajo el asiento, algún tipo de bloqueo para los “todolotoco” en el freno de estacionamiento y que el cuentavueltas se lea mejor, aunque en un scooter automático no es muy relevante.

La postura de conducción es cómoda y relajada, la plataforma no es plana pero hay espacio suficiente para los pies que además se pueden poner también tras el escudo. Los acabados y plásticos empleados son buenos aunque por con un precio de 9.799 euros (10.499 con ABS) bien podía tener algún detalle más exclusivo y no limitarse a aportar las soluciones que ya aportan gran número de scooters por la mitad de precio.

Motor y parte ciclo del Yamaha T-Max 500

Pinzas monoblock, no las llevaba ni la Fazer 600 anterior
Pinzas monoblock, no las llevaba ni la Fazer 600 anterior

Es un tópico pero es así, el Yamaha T-Max tiene muchas cosas de moto. Chasis, basculante, suspensiones, frenos… Todos estos elementos son perfectamente deseables por muchas motos económicas.

El chasis es un doble viga de aluminio con un subchasis del mismo material, el basculante es un doble brazo también de aluminio, la horquilla delantera es convencional con barras de 43 mm y el freno delantero está compuesto por dos discos y pinzas de cuatro pistones monoblock. Las llantas son de 15 pulgadas de diámetro.

El motor es un bicilíndrico de cuatro tiempos y 499 cc que desarrolla una potencia máxima de 43,5 CV y un par motor de 45 Nm. El cambio es automático y la transmisión por correa.

A priori no es mucha potencia para un scooter de 221 kilos de peso (225 con ABS), pero le cunden una barbaridad, eso sí, también consume como una moto grande.

Prueba dinámica del Yamaha T-Max 500

Nos ponemos a los mandos del Yamaha T-Max y lo más llamativo es su tacto, muy diferente al de cualquier scooter y muy parecido al de una moto grande. Las suspensiones son firmes y el chasis rígido como el de una moto. A pesar de que el diámetro de sus ruedas es menor que el de una moto, gracias a su chasis y suspensiones pasa por los baches sin descomponerse, sin movimientos extraños y sin crujidos de plásticos.

Yamaha T-Max 500 en acción
Yamaha T-Max 500 en acción

Acelera muchísimo aunque su condición de automático quiera enmascarar su aceleración y además no lo haga bruscamente. Y claro, llegar a la centena de kilómetros/hora no supone un freno para el T-Max, sigue ganando velocidad hasta cifras que te cuestan un buen puñado de puntos de carnet.

Para ciudad es un poco grande y pesado, pero no es de los más torpes. Además lo compensa en cuanto le dejan carretera libre. Por circunvalaciones va a punta de gas y salir a carretera no supone ningún problema, va a la velocidad del tráfico sin esfuerzo y lo que es más importante, totalmente aplomado y seguro. La pantalla podría ser un poco más ancha para cubrir mejor los hombros y genera rebufos a alta velocidad. Pero tumba con precisión, no le cuesta cambiar de dirección, es rápido, frena con fuerza y buen tacto. Si no fuese automático creerías que vas en una moto.

Competidores del Yamaha T-Max 500

Hasta ahora el T-Max se encontraba solo en el mercado, el Gilera GP 800 es el único que podía equipararse pero es más grande y menos deportivo. La competencia se ha puesto las pilas y este año se han presentado tres competidores directos, aunque el Aprilia hace trampa por su gran cilindrada.

Gilera GP 800
Aprilia SVR 850
Honda Integra
BMW C600 Sport

LA OPINIÓN DEL PROBADOR

T-Max, el scooter deportivo
T-Max, el scooter deportivo

Hay que reconocerlo, si buscas deportividad y prestaciones en un scooter, el T-Max es la referencia hasta el momento, veremos qué pasa con las nuevas incorporaciones a la categoría.

No me extraña que muchos motoristas se pasen al scooter por culpa del T-Max, vale para ciudad a pesar de ser un poco grande, vale para salir al extrarradio e incluso puedes viajar. Seguro que en más de un GP has visto algún T-Max que viene de lejos (y más cómodo que tú en tu deportiva…).

Sólo le encuentro tres pegas importantes:
– El reducido espacio bajo el asiento: lo ideal sería que entrasen dos integrales.
– El consumo: Unos siete litros de media, como una moto de más de 600 cc.
– El precio: Que por 10.000 euros te puedes comprar una moto casi de cualquier categoría.

GALERÍA DE FOTOS

Suscríbete GRATIS a Masmoto.net para estar al día de toda la actualidad de las dos ruedas. Escribe aquí tu correo electrónico:

Sobre Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, pero a los veinte su gran pasión pasó a ser la moto, da igual que sea de campo, deportiva, minimoto… ¡se sube a todas! Probador vocacional de alma racing, disfruta con cada moto como si fuese la primera vez.

Mira también...

KTM 1050 Adventure 2015

Prueba: KTM 1050 Adventure 2015

En líneas generales las motos trail cada vez son más asfálticas, cómodas y viajeras, por suerte hay modelos como la KTM 1050 Adventure que mantienen el espíritu original de este segmento.

  • Está claro que la fama se la ha ganado a pulso, estéticamente se ve que tiene el diseño más deportivo y dinámicamente lo confirma, las sensaciones son totalmente de moto, pero de moto buena, el chasis de aluminio, suspensiones y frenos funcionan como si de una FZ8 se tratara, en ciudad si comparamos con otros scooter más ligeros, penaliza un poco su comportamiento dado su elevado peso que complica los movimientos a baja velocidad, maniobrar entre coches y en parado donde también se parece más a una moto que a un scooter. En el extrarradio es la jefa, estabilidad, seguridad, velocidad punta y aceleración, donde solo se acercan los maxiscooter de grandísima cilindrada.

    Según te subes al T-Max se monta que sus acabados son de calidad y los plásticos son de los bueno, pero también encuentras muchas carencias, sobre todo cuando conocemos su elevado precio, muy superior a motos deportivas de renombre y por eso hechas en falta una guantera que se cierre con cierre centralizado o con llave como mínimo, un buen ordenador de a bordo y puestos a pedir un poco más de capacidad bajo el asiento. También se me antoja un poco perezosa en bajos aunque vaya como un tiro, pero tampoco destaca tanto de un 300cc.

    La buena noticia es que en la nueva 2012 se han corregido todos estos fallos, a parte de las mejoras estéticas, ahora tiene guantera con llave, ordenador, transmisión por correa dentada, un poco más de cilindrada y potencia, por lo que han conseguido más bajos y medio y un comportamiento más ágil además de anunciar un consumo más contenido.

    En definitiva, que estamos deseando que llegue a nuestras manos una 2012 y contaros si todas esas mejoras las mantienen como la reina de los scooter deportivos, ahora que todas las marcas están contraatacando con modelos que pretenden destronarla…