Prueba: Vespa GTS 300 Super ie

Prueba: Vespa GTS 300 Super ie
¿Aún no has votado esta noticia?

Tiene el diseño clásico de Vespa modernizado, chasis en chapa de acero estampada y la característica suspensión delantera de la marca, pero ahí acaban las similitudes de la GTS con las clásicas Vespa. Tras la 125 cc (ver prueba), llega el momento de probar la más rápida, la 300 cc.

Vespa GTS 300 Super ie
Vespa GTS 300 Super ie
Calcula el mejor seguro para tu moto aquí: Comparador de seguros de moto.

Sí, desde lejos sabes que es una Vespa, sepas o no de motos. La GTS mantiene esa característica línea que tantas unidades ha vendido a lo largo de más de medio siglo. Pero los tiempos cambian y cada vez le pedimos más a las motos. En el caso de los scooters esto se acentúa todavía más. Ya no vale eso de tener que ir sentado de lado para contrarrestar el peso del motor, no queremos llantas con cámara porque se pinchan más y son más peligrosas, pasamos de la rueda de repuesto pero en cambio queremos capacidad de carga, facilidad de conducción, economía, protección aerodinámica y prestaciones. Casi nada.

La Vespa GTS 300 Super es la punta de lanza de la marca en cuanto a tecnología y prestaciones, aderezada con una imagen clásica y cierto tinte deportivo. Si te gusta la GTS pero quieres más clasicismo, tienes la Vespa GTS 300 Touring (ver prueba).

Equipamiento de la Vespa GTS 300 Super ie

Cuadro de instrumentos sencillo
Cuadro de instrumentos sencillo

Las Vespa apuestan claramente por la imagen y buscan seguir con su línea estética clásica. Esto tiene sus ventajas (gustan y hay gente que no piensa en un scooter sino en una Vespa) y sus inconvenientes. Por ejemplo, el espacio bajo el asiento es muy limitado, es largo pero estrecho y con formas extrañas, lo que imposibilita guardar dentro un casco integral y, en nuestro caso, tampoco el jet. Al parecer deberían entrar dos jets pequeños, pero habría que probarlo antes de comprar el casco porque con los que hemos probado no ha habido suerte.

El manillar carenado incluyendo el cuadro de instrumentos es otro punto que le aporta clasicismo, pero esto hace que los mandos (porque no tiene piñas propiamente dichas sino los pulsadores integrados en el carenado del manillar) tengan una utilización un poco complicada.

Poco hueco bajo el asiento
Poco hueco bajo el asiento

Para compensar su escaso hueco bajo el asiento tiene un amplio cajón tras el escudo, donde encontramos un alojamiento para las herramientas, espacio para la documentación y mucho más hueco para objetos de utilización frecuente. Punto a favor: Tiene apertura remota de este cajón y del asiento. Punto en contra: La boca de llenado del depósito (9 litros) está bajo el asiento (es incómodo y puede salpicar gasolina al hueco de carga).

Tiene gancho portabolsas, plataforma casi plana (conserva la viga central elevada para conseguir rigidez en el chasis) y un cuadro de instrumentos con velocímetro, cuentakilómetros, indicador de nivel de combustible, temperatura del motor, testigos luminosos y reloj horario.

El pasajero tiene espacio, mucho más que en las antiguas Vespa porque ésta es bastante más grande. Cuenta con reposapiés plegables y un asidero metálico generoso.

Caballete y pata de cabra, bien. Pero la pata hay que ponerla cuando ya nos hemos bajado y es de las que llevan muelle y ‘olvidan’ el cortacorrientes. Más peligrosa porque es más fácil que la moto se caiga.

Motor y parte ciclo de la Vespa GTS 300 Super ie

Clasicismo sí, pero también respeto al medio ambiente. Por eso la GTS tiene un motor de cuatro tiempos con unas emisiones infinitamente menores que los veteranos propulsores de 2T que montaban las antiguas Vespa. Se trata del monocilíndrico de 300 cc que hemos probado en muy diversas motos y siempre ha cumplido con las expectativas a pesar de ser un 250 ‘llevado a más’. No se puede comparar con el moderno 350 de Piaggio, pero el 300 todavía puede dar mucha guerra. Este monocilíndrico de cuatro válvulas y 278 cc tiene una potencia máxima de 22 CV a 7.500 rpm y 22,3 Nm a 5.000 vueltas. Es un motor voluntarioso con pocas vibraciones y, gracias a la inyección electrónica, un consumo contenido. El cambio es automático por variador continuo.

300 cc, 22 CV y 22,3 Nm
300 cc, 22 CV y 22,3 Nm

Como buena representante de las Vespa, mantiene el chasis monocasco de chapa de acero estampada, un detalle clásico como la suspensión delantera monobrazo. La trasera está formada por un monoamortiguador, las llantas son de 12 pulgadas de diámetro y tiene un disco de freno en cada rueda de 220 mm.

El depósito de combustible tiene una capacidad de 9 litros, pesa 148 kilos y alcanza una velocidad máxima de 122 Km/h reales (de marcador corta a 145).

Prueba dinámica de la Vespa GTS 300 Super ie

Ágil pero menos que los scooters con llanta más pequeña, claro que es bastante más estable que éstos y es capaz de rodar a su velocidad máxima sin movimientos extraños. Las suspensiones son un poco secas pero mantiene unas buenas cotas de comodidad, la postura es la clásica de Vespa pero con bastante amplitud.

Se mueve con agilidad y también es estable
Se mueve con agilidad y también es estable

Protección aerodinámica suficiente en la parte inferior y nula en la superior, si quieres más hay que recurrir a una pantalla opcional, pero entonces ya no es tan deportiva. Se mueve muy bien en ciudad pero hay que tener en cuenta su ‘culo gordo’ al serpentear entre coches.

Acelera con decisión y gana velocidad con rapidez hasta más o menos los 120 Km/h. Es estable y transmite confianza, tanta que es fácil rozar con la pata de cabra en las curvas a izquierdas. Eso sí, en las curvas rápidas se mueve más que modelos con llantas de mayor diámetro.

Buena compañera para moverse por ciudad y salir al extrarradio unos pocos kilómetros, pero no muchos… O sí, si prefieres sacrificar comodidad por diseño.

La opinión del probador

Probando la Vespa GTS 300 Super
Probando la Vespa GTS 300 Super

Cuando probé la GTS 300 Touring me gustó pero su estética retro con tanto cromado no me atraía en exceso. La GTS 300 Super me parece más atractiva y, aunque parezca mentira, hay diferencias en su comportamiento dinámico. A alta velocidad la Sport va más asentada y en la Touring había pequeños movimientos provocados por la pantalla.

La GTS no es la más ágil en ciudad (pero es ágil), no es la más rápida en carretera (pero corre lo suficiente), no tiene una gran protección aerodinámica pero sí un diseño con personalidad propia… Y eso vende. Estilo retro con todas las comodidades y seguridad de una moto actual. A mí me gusta, pero me deja frío no poder guardar un casco integral bajo su asiento.

Competidoras de la Vespa GTS 300 Super ie

Ficha técnica de la Vespa GTS 300 Super ie (4.992 euros)

Compara la Vespa GTS 300 Sport ie con tres de sus rivales a la vez en nuestro comparador de motos.

GALERÍA DE FOTOS DE LA VESPA GTS 300 SPORT IE

Vestuario: Casco Kappa KV2, chaqueta Acerbis Clypse, guantes Suomy Metropolis.

Sobre Masmoto.net

Mira también...

KTM 1050 Adventure 2015

Prueba: KTM 1050 Adventure 2015

En líneas generales las motos trail cada vez son más asfálticas, cómodas y viajeras, por suerte hay modelos como la KTM 1050 Adventure que mantienen el espíritu original de este segmento.

  • Carlos

    No la compreis es decepcionante, con sólo 6000 km cambió de bomba de gasolina, 2 años después y sin garantía , segundo cambio de bomba de gasolina ( los mecánicos no descubrían que era el fallo, se calentaba y no podía encender de nuevo hasta que estuviera fría , tuve que leer en internet ) . Y ahora líquido anticongelante se ha filtrado al motor, mezclandose con el aceite de este y la bomba de agua rota. Y sólo llevo 27000 km.
    el problema ex que los fallos no salen hasta que no se realizan largas distancias, si se usa solo por ciudad no te das cuenta. Asi que piensatelo antes de comprar.