Prueba: Vespa GTS 125 Super

¿Aún no has votado esta noticia?

La Vespa ha revolucionado el concepto de la moto para el usuario habitual, tanto por su facilidad de manejo como por su peculiar diseño. Con los años, la ‘avispa’ (vespa en italiano) ha supuesto todo un icono en la cultura del scooter desde que en 1946 Enrico Piaggio y el ingeniero Corradino D’Ascanio crearan la primera Vespa en la fábrica de Pontedera.

Vespa GTS 125 Super, estable y segura el curvas cerradas
Vespa GTS 125 Super, diseño reconocido mundialmente

El diseño de D’Ascanio (ingeniero aeronáutico) estuvo inspirado en el mundo de la aviación, un diseño que con los años ha supuesto la aparición de un nuevo estilo de moto, el scooter. Un estilo donde prima la economía, la facilidad de uso y la protección para las piernas gracias a que el motor pasó a colocarse sobre la rueda motriz. Hoy en día se puede considerar a la Vespa como todo un icono en el que se basan en la actualidad la gran mayoría de los scooter.

Además de el concepto y el diseño, poco queda de aquellas primeras Vespa MP6 con motores de 2 tiempos, 98 cc y poco más de 3 CV de potencia. Por su lado, la Vespa GTS 125 es todo un alarde de tecnología que a pesar de mantener la esencia y el diseño retro, no tiene nada que envidiar a los más modernos scooter del mercado dando un toque de calidad, glamour y diseño a todo lo que le rodea.

Equipamiento Vespa GTS 125 Super

Esta Vespa destaca por su limpieza de formas y simplicidad, equipa un cuadro de instrumentos de estilo retro con la información justa y necesaria. Tanto el velocímetro, el cuentakilómetros, indicador de temperatura del agua y el nivel de combustible son analógicos. Además tendremos los habituales indicadores luminosos y una pequeña pantalla LCD que nos muestra la fecha y la hora de forma alterna.

Vespa GTS 125 Super
Cuadro de instrumentos de estilo reto

Bajo el asiento de apertura remota encontramos un hueco amplio pero estrecho donde podemos llegar a guardar hasta dos cascos tipo jet, pero estos deberán ser especialmente pequeños para que entren dentro y permitan cerrar el asiento. Bajo el gancho portabolsas tiene la clásica guantera que se puede abrir con sólo empujar la llave del contacto hacia dentro. El acompañante dispone de un tubo cromado que bordea el asiento a modo de asas laterales y reposapiés escamoteables.

Para su estacionamiento cuenta con un caballete central y una pata de cabra retráctil que no resulta muy cómoda en su utilización ya que en cuanto se mueve un poco la moto, la pata se recoge automáticamente.

 Motor y parte ciclo Vespa GTS 125 Super

El motor que monta la Vespa GTS 125 Super es el conocido Leader del grupo Piaggio. Este motor basculante consta de un cilíndro de 124 cc de cuatro tiempos y cuatro válvulas SOHC. Es de inyección electrónica y es capaz de desarrollar 14,9 CV a 9.750 rpm y un par máximo de 12 Nm a 7.500 rpm.

El chasis es chapa de acero estampada con refuerzos y aunque las llantas son ahora de 12 pulgadas se consigue mantener el punto clásico de las legendarias Vespa.

En el apartado de frenos se desmarca con un disco de 220 milímetros en cada rueda de gran efectividad, buen mordiente y buen tacto.

Vespa GTS 125 Super
Suspensión delantera monobrazo oscilante

La suspensión trasera está compuesta por dos amortiguadores con regulación de precarga en 4 posiciones y la delantera consta de el clásico monobrazo oscilante con amortiguardor hidráulico bicámara con muelle tan característico de este modelo.

El cambio es automático por variador continuo y el embrague centrífugo, como en la mayoría de scooter, y a pesar de no ser de las motos más ligeras de su categoría, con sus 146 kilos en seco, se siente muy ágil y ligera tanto en marcha como en parado.

Prueba dinámica Vespa GTS 125 Super

Cuando te subes a la Vespa GTS 125 Super te das cuenta de que no se necesita nada más para disfrutar de los desplazamientos diarios. Todo está donde debe de estar, la posición de conducción es cómoda y muy natural con los brazos relajados y mucho espacio para colocar los pies a tu antojo en una plataforma casi plana.

Tumbando al máximo con la Vespa GTS 125 Super
Tumbanda al máximo roza con la pata lateral
Antes de arrancar ya nos damos cuenta de que el centro de masas es muy bajo y nos permite mover la moto en parado como si fuera una bicicleta. Su reducido radio de giro hace que la moto sea capaz de dar la vuelta en el mínimo espacio y a pesar de mis largas piernas el manillar pasa libremente por encima de mis rodillas.

Arrancamos y nos ponemos en marcha, al acelerar nos damos cuenta que la GTS 125 es algo perezosa en los primeros metros, pero a los pocos segundos el motor sube rápidamente de vueltas para brindarnos su amplia gama de revoluciones que nos hacen avanzar con bastante alegría. El motor se siente suave en todo momento y quitando el arranque inicial responde rápidamente a los golpes de gas.

Su terreno preferido no puede ser otro que la ciudad, donde pocos rivales serán capaces de seguirte el ritmo. La Vespa se desenvuelve con soltura gracias a la manejabilidad que otorga la rueda pequeña, el bajo centro de gravedad y amplio ángulo de giro del manillar. Moverte entre el tráfico es ‘pan comido’, la Vespa es muy estrecha, cabe por cualquier sitio y la única pega que le encuentro son los retrovisores, que permiten poca regulación y que sobresalen del manillar, por lo que tendremos que estar pendiente de ellos cuando pasemos por sitios estrechos.

Los frenos de la GTS son nuestro mejor aliado, son potentes y dosificables, lo que nos hará sentirnos muy seguros a la hora de detener la moto frente a cualquier imprevisto. Cuando frenamos, la rueda trasera de la Vespa cobra mayor protagonismo de lo habitual en otro tipo de motos, al soportar la mayor parte del peso del motor, nos permite abusar del freno trasero casi tanto como del delantero, mejorando nuestra confianza para detener la moto en cualquier circustancia.

Vespa GTS 125 Super
Diseño atemporal y dinámica de primer orden

Cuando hacemos desplazamientos por carretera con la GTS 125 nos damos cuenta de las limitaciones que supone el motor de 125 cc. En los repechos o carreteras rápidas nos sentiremos acosados por el tráfico. Es capaz de alcanzar los 108 km/h en llano, incluso los 118 km/h cuesta abajo, pero lo conseguiremos con el gas a tope y con paciencia, y en los repechos veremos como la aguja puede llegar a caer hasta los 90 km/h o menos.

Si nos olvidamos por un momento de su motor ajustado, la Vespa va sobrada de todo. El chasis, las suspensiones y los frenos están muy por encima de sus posibilidades, y las velocidades máximas de este 125 no le harán despeinarse, ya que realmente la parte ciclo ha sido diseñada para soportar las prestaciones de su hermana mayor, la Vespa GTS 300 Super (ver prueba).

La opinión del Probador

Lo que más me gusta de la Vespa GTS 125 Super ha sido claramente su facilidad de uso. Cuando te subes a ella por primera vez parece que la conozcas de toda la vida. Me encanta la sensación de seguridad que transmiten sus frenos y el buen comportamiento en las inclinadas, permite tumbar hasta rozar con la pata de cabra, caballete  y si estos no hicieran de avisador, llegaría a tocar con la panza.

Vespa GTS 125 Super
Probando la Vespa GTS 125 Super

Resulta idónea para rodar por las grandes ciudades y es muy recomendable para los que no tienen intención de salir de ellas pero necesitan un medio de transporte rápido y eficaz. Es cómoda, bonita y tiene un estilo único.

Los detalles a mejorar pasan por una mayor capacidad bajo el asiento, ya que no he conseguido encontrar un casco jet que pueda guardar en su interior. La protección aerodinámica es muy baja, aunque pienso que forma parte de su encanto. La pata de cabra roza con facilidad cuando tumbamos a izquierdas y si no tienes cuidado podrás terminar desgastandola en poco tiempo. No me ha gustado que la pata se recoja sola, me da la sensación que se han querido ahorrar el cortacorrientes, y la Vespa GTS no es precisamente una moto económica como para escatimar en los pequeños detalles, que tiene un precio de 300 cc.

GALERÍA DE FOTOS: Vespa GTS 125 Super

Vestuario: Casco Suomy Apex Angel, chaqueta Suomy Hybrid Mesh

Competidores de la Vespa GTS 125 Super

Ficha técnica y precio de la Vespa GTS 125 Super (4.148 €)

Sobre Raúl Ramírez

Empezó a curtirse en la época de los Vespino, pasó por un scooter y luego dio el salto a las motos de media y alta cilindrada. De aspecto tranquilo pero rápido en moto, no le importa ir cerrando el grupo… hasta que llega a ‘territorio comanche’, entonces hay que echarle un galgo para poder seguirle. Le gustan las deportivas, pero a la hora de comprar hace caso a la parte racional de su cerebro.

Mira también...

KTM 1050 Adventure 2015

Prueba: KTM 1050 Adventure 2015

En líneas generales las motos trail cada vez son más asfálticas, cómodas y viajeras, por suerte hay modelos como la KTM 1050 Adventure que mantienen el espíritu original de este segmento.