29 julio, 2014

Prueba: Triumph Tiger Explorer 1200 ABS

Si te gustan las trail grandes presta mucha atención a la propuesta de Triumph porque la Tiger Explorer reúne todos los requisitos de este tipo de motos y además le añade el picante de un motor con tres cilindros sencillamente brillante.

Ver ficha técnica Triumph Tiger Explorer 1200 ABS.

Triumph Tiger Explorer ABS

Triumph Tiger Explorer ABS

Es grande a la vista y a los mandos, para los que somos altos es todo un placer subir a una moto como ésta,  una moto que ‘te queda bien’. Pero si no es tu caso no te preocupes, tiene asiento regulable en altura y una cintura estrecha para que sea fácil llegar al suelo con los dos pies.

Estéticamente destaca por la agresividad de su frontal y su mínima carrocería. Tiene una protección aerodinámica correcta pero del depósito para atrás se muestra desnuda.

Equipamiento Triumph Tiger Explorer 1200

La postura de conducción de la Explorer es de máxima comodidad, está estudiada para que los kilómetros nos fatiguen lo mínimo, no olvidemos que la utilización principal de las maxitrail suelen ser los viajes largos. El asiento es cómodo y con un mullido firme, las estriberas están situadas de forma que las piernas queden muy relajadas y el ancho manillar no nos obliga a ‘tirarnos’ sobre él y nos permite llevar una postura erguida. La sensación de control es total, yo diría incluso sensación de poder por la postura, el volumen y su altura.

Cuadro de instrumentos de la Tiger Explorer

Cuadro de instrumentos de la Tiger Explorer

Si nuestro viaje lo hacemos en compañía nuestro ocupante dispone de un espacio amplio, también cómodo y con grandes asideros. La incomodidad no es excusa para evitar acompañarnos en la Explorer. Y opcionalmente se pueden instalar un conjunto de maletas y baúl para lograr una capacidad de carga de 95 litros.

El cuadro de instrumentos es de un tamaño contenido, cuenta con un cuentavueltas analógico y varias funciones digitales, como el velocímetro, reloj horario, indicador nivel de combustible y de temperatura del motor, reloj horario, odómetro, dos parciales y ordenador de a bordo con consumo medio, autonomía, etc. Además viene de serie con control de velocidad, un detalle claramente rutero y que se agradece en los viajes largos cuando te acostumbras a él.

La protección aerodinámica es suficiente pero no le vendría mal un poco más de anchura a la cúpula (que tiene regulación manual), porque a los más altos no llega a cubrirles los hombros. El asiento se puede regular, quedando a una altura respecto al suelo de 840 o 860 mm y el manillar también se puede acercar o separar para adaptar la postura a nuestro gusto.

Motor y parte ciclo Triumph Tiger Explorer 1200

Transmisión final por cardan

Transmisión final por cardan

Chasis tubular de acero ‘visto’ para la Tiger Explorer y basculante monobrazo que se encarga de alojar la transmisión secundaria por cardan, así los más aventureros no se tienen que preocupar del mantenimiento. La horquilla delantera es una invertida de Kayaba con barras den46 mm de diámetro, la misma marca que firma el monoamortiguador trasero.

La Explorer monta llantas de 19 y 17 pulgadas delante y detrás respectivamente, a las que se anclan discos de 305 mm delante y de 282 mm detrás. Las pinzas delanteras son de cuatro pistones y esta versión cuenta con sistema ABS en las dos ruedas. Tiene más electrónica, como el acelerador sin cable ‘ride by wire’ y el control de tracción.

Pero hablemos del motor, un tricilíndrico de 1.215 cc que desarrolla una potencia máxima de 137 CV a 9.300 rpm y un par motor de 121 Nm (como un coche). ¿Que la Tiger pesa casi 260 Kilos? No es problema, su motor puede con todo, es elástico, suave y rabioso, ¡lo tiene todo! Además marca unos consumos ajustados si no vamos con el cuchillo entre los dientes y, a pesar de tener un depósito de sólo 20 litros, tiene una autonomía de más de 300 Km.

Prueba dinámica Triumph Tiger Explorer 1200

Salimos a montar con la Tiger Explorer. Directamente no vamos ni a intentar meternos en campo con los neumáticos que trae de serie, pero con otros más taqueados y retrasando el manillar puedes adentrarte en pistas de tierra sin problemas.

Grande pero con ganas de divertirse, así es la Explorer

Grande pero con ganas de divertirse, así es la Explorer

En ciudad su peso la condiciona, no permite jugar mucho y hay que circular anticipando los movimientos pero el motor nos ayuda con capadidad para responder desde muy bajas vueltas, estirar mucho si es necesario y demostrar potencia a cualquier régimen. El manillar es ancho pero se calcula bien al menternos entre coches y pasa por encima de los retrovisores de los coches ‘normales’, aunque con tanto todocamino dentro de poco vamos a tener que ir por ciudad con deportivas para pasar por debajo de los retrovisores mejor que por encima.

En autovías la comodidad es total y la única pega es esa falta de protección en los hombros que comentaba antes. Por lo demás, engranas sexta y tira millas.

Llegamos a las curvas. Ni es una deportiva, ni una naked sport, ni tan sorprendente como su hermana pequeña la Tiger 800 XC, pero no lo hace mal. Es grande, pesada y cuesta moverla de un lado a otro, no es para ir ‘de carreras’, está claro. Pero tras pocos kilómetros te descubres enlazando curvas a ritmo ‘alegre’ sin esfuerzo. Las suspensiones no se hunden en exceso, algo bueno para carretera pero que la limita en campo. Se muestra aplomada, no asusta si no forzamos el ritmo ni las inclinadas y podemos ponernos en modo ‘monomarcha’, sin apenas usar el cambio: acelerar, frenar, girar, acelerar, frenar, girar, acelerar…

Competidoras Triumph Tiger Explorer 1200

- BMW R 1200 GS
- Ducati Multistrada 1200
- Yamaha XTZ 1200 Super Ténéré
Kawasaki Versys 1000
- KTM 1190 Adventure
- Honda Crosstourer

LA OPINIÓN DEL PROBADOR

Grande y estéticamente agresiva, ¿te atreves?

Grande y estéticamente agresiva, ¿te atreves?

Me gustan las trail y me encanta probar las maxitrail. Son motos llamativas, grandotas y en las que llevas postura ‘de jefe’. Sí, cada vez son menos trail y más turismo, pero al final es lo que se demanda porque en campo tanto peso es complicado y el que quiere de verdad hacer campo suele decantarse por modelos más ligeros.

Las grandes dakarianas se quedaron en los ´90, pero fueron la semilla de lo que son hoy las maxitrail, motos viajeras con las que no rechazas una mañana entre amigos por una zona de curvas bonita y que es muy normal verlas a diario sorteando coches en los atascos.

Y dentro de las ‘maxi’ esta Triumph tiene una rabia  y un tacto que la convierten en la opción más ‘cañera’ del segmento. ¿Viajar? Sí, pero también le gusta divertirse un poco. Sólo le encuentro dos peros, su peso elevado y los 14.000 euros que cuesta.

Vestuario: Chaqueta Acerbis Ramsey, Casco Axo Stealth 2 SBK

GALERÍA DE FOTOS

Acerca de Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, pero a los veinte su gran pasión pasó a ser la moto, da igual que sea de campo, deportiva, minimoto… ¡se sube a todas! Probador vocacional de alma racing, disfruta con cada moto como si fuese la primera vez.

4 Comentarios

  1. Conociéndote, te lo has tenido que pasar pipa compañero con la Tiger…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Campos obligatorios marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>