2 octubre, 2014

Prueba: Suzuki GSR 750

El segmento naked cada vez es mayor, crece en número de representantes pero también en cilindradas y carácter de sus integrantes, podemos decir que hay subcategorías dentro de él. La tendencia general es crear modelos cada vez más deportivos. En un mercado más maduro que va dejando las superdeportivas para su hábitat ideal (el circuito), el segmento naked ve cómo crecen exponencialmente sus ventas y los fabricantes amplían sus ofertas en este tipo de motos.

Ficha Técnica Suzuki GSR 750.

A los mandos de la Suzuki GSR 750

A los mandos de la Suzuki GSR 750

Así ya no sólo podemos encontrar naked tranquilas y atemporales con motores de cuatro cilindros y 600 centímetros cúbicos, las hay también bicilíndricas y tricilíndricas de muy diversas cilindradas. Las últimas novedades apuestan por una cilindrada casi olvidada en las superdeportivas, los 750 – 800 cc. Curiosamente Suzuki siempre se ha mantenido fiel con su GSX-R 750 a esta cilindrada, la más equilibrada para su uso mixto en carretera y circuito.

La nueva GSR 750 llega dispuesta a luchar cuerpo a cuerpo con la Kawasaki Z750 y la Yamaha FZ8. La imagen de la Suzuki recuerda a la GSR 600, pero la 750 es más agresiva vista desde cualquier ángulo. Tiene una pequeña careta para el faro delantero, un anguloso depósito de combustible, protectores/embellecedores laterales para el radiador y un colín puntiagudo que obliga a la colocación de dos asientos independientes para piloto y pasajero.

Suzuki GSR 750

Suzuki GSR 750

El motor tetracilíndrico de la Suzuki GSR 750 desarrolla una potencia máxima de 106 CV, no es una cifra que impresione pero tiene su explicación. Los técnicos de Suzuki han trabajado para que la entrega de potencia no sea puntiaguda, sólo a altas vueltas, sino más lineal y progresiva para que la conducción sea más fácil y agradable en cualquier situación. Y lo han conseguido, el motor de la GSR es suave en todo momento con un buen empuje a altas vueltas. Por pedir, quizá se le podría pedir algo más a partir de 9.000 rpm. El cambio es manual de seis velocidades con embrague multidisco accionado por cable. Tiene el característico tacto Suzuki, muy suave y preciso.

Curiosamente, el chasis de la GSR 750 es de acero, aunque su aspecto es similar al de los doble viga de aluminio. Combina perfiles en forma de D con otros tubulares y está meticulosamente reforzado para aguantar los requerimientos a los que se le va a someter y, a la vez, lograr un peso contenido.

La suspensión delantera está compuesta por una horquilla invertida KYB con barras de 41 milímetros de diámetro y ajuste de la precarga. El amortiguador trasero es de la misma marca y cuenta con ajuste de precarga en siete puntos.

En el apartado de frenos la GSR equipa en el eje delantero dos discos de 310 milímetros de diámetro con pinzas Tokico de dos pistones. En la rueda trasera se confía en un disco de 240 milímetros con pinza de un único pistón. Un detalle llamativo de la GSR son sus ligeras llantas de aluminio de tres radios, éstos son muy finos y aportan limpieza al diseño de esta naked.

A los mandos de la Suzuki GSR 750

Probando la Suzuki GSR 750

Probando la Suzuki GSR 750

Si tuviésemos que elegir una sola palabra para definir el comportamiento de la Suzuki GSR 750, elegiríamos la palabra facilidad. Tiene un motor potente pero con una entrega de potencia sin sobresaltos, un chasis y suspensiones con una buena puesta a punto, frenos potentes y dosificables, postura de conducción intermedia y un correcto tacto de los diferentes mandos. Si sumamos todo esto, encontramos una moto con la que es sencillo moverse con suavidad por ciudad, enlazar curvas a ritmo tranquilo o encadenarlas a una velocidad que, posiblemente, no seríamos capaces de mantener con motos a priori superiores. Es ágil en los cambios de dirección, de reacciones nobles y permite corregir fallos con cierta facilidad. Aprueba con nota y además tiene un precio contenido.

¿Qué más se puede pedir?

La Suzuki GSR 750 es una moto a la que es complicado sacarle defectos, los pocos que encontramos son detalles de poca importancia o apreciaciones personales. Uno de esos detalles salta a la vista, los codos que guían los cables del puño del acelerador tienen un aspecto pobre que no hace juego con el resto de la moto, así como algunos tornillos de la careta frontal que quedan a la vista. El depósito de combustible nos ha parecido demasiado grueso, así como la parte de chasis que discurre bajo él. Esto nos obliga a llevar las piernas bastante abiertas y rodando a alta velocidad tienden a abrirse.

Por último el manillar se antoja demasiado cerrado, sobre todo para pilotos corpulentos. Esto hace que las muñecas queden giradas y se incremente la fatiga. Con un manillar más plano sería más cómoda y también más ágil entre curvas.

GALERÍA DE FOTOS SUZUKI GSR 750

Acerca de Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, pero a los veinte su gran pasión pasó a ser la moto, da igual que sea de campo, deportiva, minimoto… ¡se sube a todas! Probador vocacional de alma racing, disfruta con cada moto como si fuese la primera vez.

2 Comentarios

  1. Suzuki GSR 750?,,,,,,,,,la probe 1 hora el otro días,,, es la moto más mala que he probado del segmento,,,,,,,la parte ciclo es de lo más cutre y de lo más básico que he visto nunca,,,,,,,,,,horquilla 41,,,,,piston doble,no de cuatro,,,,,sencillo detr´s,,,,,,,,,,,,frena lo justito pero lo justito,,,,,,,, no me convence nada

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Campos obligatorios marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>