23 octubre, 2014

Prueba: LML Star 125 4T Automatic 2013

Cuando las LML aterrizaron en España probamos la Star 125 con motor de cuatro tiempos, una Vespa PX con otro nombre, propulsor más ecológico, más ahorrador y con un precio más competitivo. Ahora llega una versión con cambio automático para aquellos que buscan más facilidad de conducción y más comodidad.

LML Star 125 4T Automatic

LML Star 125 4T Automatic

Aquí tienes todo lo que os contamos en su día de la curiosa historia de LML y la prueba de la Star 125 4T con cambio manual:

Adiós a la rueda de repuesto

Adiós a la rueda de repuesto

Ahora nos vamos a centrar en las novedades. Como es obvio la principal es el cambio automático, pero hay más. Para empezar la incorporación de este cambio obliga a prescindir de la rueda de repuesto porque el motor/transmisión ocupa parte del hueco reservado para ella. En el lado izquierdo encontramos un basculante muy voluminoso, como el de cualquier scooter moderno, que aloja el variador. Es el culpable de no llevar rueda y de que estéticamente ya no sea igual que la veterana Vespa. Por el lado derecho hay más espacio y lleva un embellecedor que simula la tapa de una rueda como llevan los todoterreno colgando del maletero. Ah, y por el camino también se ha perdido la enorme pata de arranque que iba en el costado derecho.

Por otro lado desaparece el pedal de freno. Esto es una ventaja, ahora podemos llevar los dos pies colocados correctamente y el freno trasero (en la maneta izquierda) se dosifica mejor que con el pie. El mando de este freno es por cable (freno de tambor) y la maneta creo que es la misma que se usaba para el embrague (con forma diferente a la derecha).

El depósito está bajo el asiento y como elementos de carga cuenta con el cajón tras el escudo y un gancho portabolsas. Es lo que es, si quieres la máxima practicidad debes recurrir a un scooter moderno, el estilo retro exige sacrificios.

Motor y parte ciclo

Minimalismo informativo

Minimalismo informativo

El motor es un monocilíndrico de 125 cc con dos válvulas y refrigerado por aire y alimentado por un carburador Dell’Orto. Desarrolla 9 CV de potencia a 8.000 rpm y un par motor máximo de 8,7 Nm. Como puedes ver no es lo último en tecnología y no apura a los 15 CV que permite la ley para los ‘convalidados’ con carné B, pero es suficiente para moverse por ciudad. El cambio tiene embrague centrífugo y variador continuo.

Unas de las características de las LML (y las Vespa clásicas) es su chasis autoportante estampado en chapa y su peculiar suspensión delantera. Todo sigue inalterado, también mantiene las llantas de 10 pulgadas y el tambor trasero. Esta LML tiene un depósito de 5,5 litros de capacidad, un asiento a 820 mm del suelo (aunque se hunde bastante al subirnos porque el mullido es algo blando, pero menos que el de las antiguas Vespa) y un peso de 112 kilos. La marca anuncia un consumo medio de 2,1 litros a los cien, nosotros con la versión manual no llegamos a los 3 litros de media y con la automática los hemos rozado pero tampoco hemos llegado a 3 en una utilización 50% ciudad, 50% circunvalaciones.

Prueba dinámica LML Star 125 4T Automatic

Imagina que a una Vespa PX de toda la vida le cambias el sonido del motor por uno más ronco propio de un 4 tiempos y le pones cambio automático. Eso es esta LML, sin más. Es muy ágil, pero inestable, poco precisa en inclinaciones, rebota en los baches, tiene frenos poco dosificables, poca protección aerodinámica, poco espacio para el equipaje, para el conductor y el pasajero, poca potencia, poca velocidad punta…

De curvas con la LML, ¿no se va la gente de viaje con las Vespa?

¿No se va la gente de viaje con las Vespa? Pues nosotros de curvas con la LML

Pero tiene estilo y, aunque el cambio automático le resta parte del atractivo, hay clientes que lo demandan para el día a día y va bien. Sale con soltura desde parado y acelera bien en los primeros metros aunque luego desfallece rápido. En ciudad pura es ágil, es pequeña, estrecha y las llantas de 10 pulgadas hacen que cambie de dirección sólo con pensarlo.

Los problemas llegan cuando te olvidas de que el diseño de esta moto tiene más años que tú y te vienes arriba. Si esto no sucede, todo bien, pero si se da el caso… Entonces sufrirás unas suspensiones demasiado sencillas, unas llantas demasiado pequeñas, una agilidad que se convierte en imprecisión a la hora de abordar curvas largas y un motor escaso. Logra máximas de 100 Km/h si todo está a su favor, en el momento en que haya un poco de viento o un mínimo desnivel ascendente, no llega a los 100. Esto limita a la LML a un ámbito puramente urbano porque si salimos a carretera acabamos siendo devorados por los camiones y autocares en las cuestas arriba.

La opinión del probador

Probador: Iván SoleraCuando probé la versión manual con motor de cuatro tiempos me gustó, fue un regreso al pasado y a sensaciones que había aparcado hace mucho tiempo. En esta ocasión no ha sido así.

Cierto que prestaciones y diseño son similares, pero para mi gusto ha perdido toda su gracia con el cambio automático.

Ahora es un scooter más con unas limitaciones que no tienen los scooters modernos. Le falta capacidad de carga, corre poco y es inestable. Me quedo con la versión manual y las sensaciones de ese peculiar cambio en el puño.

Competidoras de la LML Star 125 4T Automatic

Ficha técnica LML Star 125 4T Automatic

Compara la LML Star 125 4T Automatic con hasta 3 modelos en nuestro comparador de motos.

Fotos: LML Star 125 4T Automatic

Vestuario: Casco Suomy Apex Angel, chaqueta Suomy Hybrid Mesh, guantes Suomy Metropolis.

Acerca de Masmoto.net

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Campos obligatorios marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>