2 septiembre, 2014

Prueba: Honda Scoopy SH300i 2011

La Honda Scoopy no cambia mucho estéticamente en su versión 2011 pero sí se actualiza para mantenerse al día. Cambios en los faros delanteros y traseros de este scooter junto con otros en el escudo son los principales. A pesar de esconder un motor de 300 cc bajo sus plásticos, la Scoopy es estilizada y su tamaño es contenido.

Ficha técnica Honda Scoopy SH300i 2011

Honda Scoopy SH300i 2011

Honda Scoopy SH300i 2011

Equipamiento de la Honda Scoopy SH 300i

Cuadro de instrumentos de la Honda Scoopy 300i

Cuadro de instrumentos de la Honda Scoopy 300i

La postura es muy natural aunque en un primer momento el manillar parece un poco alto y retrasado. En cuestión de minutos esa sensación desaparece. El pasajero cuenta con un generoso espacio en el asiento, dos grandes asas para sujetarse y dos amplias plataformas con goma plegables.

El cuadro de instrumentos tiene toda la información necesaria: velocímetro, testigos luminosos, indicador de temperatura del motor, nivel de combustible (sin luz de reserva), y una pantalla digital con los parciales, kilómetros totales y reloj horario.

Los retrovisores muestran correctamente lo que se hay tras nosotros. Si estuviesen un poco más adelantados serían perfectos. Lo que nos ha parecido un poco incómodo es la posición del claxon, hay que desplazar mucho el pulgar para accionarlo.

El hueco bajo el asiento es reducido, no cabe un casco integral lo que se compensa con el baúl trasero desmontable que trae de serie. Tras el escudo hay un hueco portaobjetos sin llave perfecto para un candado antirrobo y un gancho portabultos. La plataforma es plana, lo que aumenta su practicidad y comodidad.

httpv://www.youtube.com/watch?v=-kD2_siSUiM

Motor y parte ciclo de la Honda Scoopy SH 300i

Pinzas Nissin, frenada combinada y ABS

Pinzas Nissin, frenada combinada y ABS

El motor de la Scoopy 300i es un monocilíndrico de cuatro tiempos que desarrolla una potencia de 27 CV. El cambio es automático y la transmisión final por correa. El conjunto es muy suave y el motor sorprende por su empuje. La versión ABS pesa 170 kilos en orden de marcha y con sus 27 CV es capaz de lograr una velocidad máxima de marcador de 160 Km/h. La aceleración desde parado ya deja claro que es rápido, pero lo que más nos ha gustado es su capacidad para seguir ganando velocidad cuando la aguja apunta a números con tres cifras. Eso sí, estas prestaciones tienen un precio y en este caso se mide en consumos. Durante nuestra prueba el consumo medio ha superado por poco los 4,5 litros a los cien rodando lo más deprisa posible. A un ritmo más relajado la cifra ha sido inferior a cuatro litros.

El chasis de la Scoopy es de tubo de acero pero a pesar de la plataforma plana se muestra rígido. Las suspensiones son firmes, un poco secas en los baches pero no en exceso y no más que sus competidores. A cambio permiten una mayor efectividad y más seguridad en las inclinadas. Las ruedas de 16 pulgadas de diámetro son otro de sus puntos fuertes, le dan más estabilidad.

Los frenos son de una calidad poco normal en un scooter. Tiene pinzas Nissin con ABS en ambas ruedas y frenada combinada, por lo que frenes con la mano que frenes siempre actúas sobre las dos ruedas. El tacto es suave y potente.

Prueba dinámica de la Honda Scoopy SH 300i

La Honda Scoopy SH 300i se antoja como el scooter a batir en ciudad. Es estrecho, ágil, potente y con una frenada espectacular. Gira muy bien entre coches, es fácil salir el primero en los semáforos y su motor empuja, empuja y empuja sin desvanecerse al acercarse a los 120 Km/h.

La Scoopy en plena tumbada en una rotonda

La Scoopy en plena tumbada en una rotonda

Si nos toca frenar, tiras de manetas sin miedo porque sabes que tienes potencia, progresividad y un sistema ABS con un funcionamiento mejor que el de algunas motos grandes.

Así nos llegó la Scoopy, con el caballete y los plásticos rozados

Así nos llegó la Scoopy, con el caballete y los plásticos rozados

Además las firmes suspensiones hacen que no se hunda en exceso en las frenadas y, sobre todo, nos permiten tumbar con gran seguridad. A esto ayuda el rígido chasis, que en conjunto con las suspensiones y las ruedas de 16” con neumáticos Bridgestone hacen que la Scoopy tumbe como una moto. Tanto llega a tumbar que roza con el caballete y hasta con la parte baja de la plataforma.

Salimos a carretera y vemos cómo es capaz de mantener los 130 Km/h en cuestas arriba importantes. La suavidad del motor y la transmisión son notables aunque aparece una mínima vibración a partir de 110 Km/h. Nada relevante porque cualquier otro scooter a esa velocidad vibra el triple. Es estable y la única limitación la marca la protección aerodinámica, se echa en falta una pantalla.

Competidores de la Honda Scoopy SH 300i

Aprilia Sportcity Cube 300ie
Yamaha X-Max 250

Derbi Rambla 300ie
Piaggio Beverly 300

LA OPINIÓN DEL PROBADOR

La Honda Scoopy 300i encaja casi a la perfección en mi concepto de scooter. Tiene unas dimensiones contenidas, es ratonero, “corre” y acelera, se sujeta, tumba con una seguridad que normalmente nunca consigo con un scooter, frena de escándalo, tiene ABS…

En ciudad es muy divertido y rapidísimo, creo que el mejor de todos los scooters que he probado. Vamos, que “hay que echarle un galgo” para seguirle por ciudad.

Lo único que le falla es el hueco bajo el asiento que debería ser lo suficientemente amplio como para dar cabida a un integral. Así podrías dejar en la moto tu casco y el de tu acompañante.

Ah, y puestos a pedir, más espacio para los pies en la plataforma y una pantalla de serie para mejorar la protección aerodinámica, así dolerían menos los casi 5.000 euros que hay que desembolsar por esta Scoopy.

GALERÍA DE FOTOS

Suscríbete GRATIS a Masmoto.net para estar al día de toda la actualidad de las dos ruedas. Escribe aquí tu correo electrónico:

Acerca de Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, pero a los veinte su gran pasión pasó a ser la moto, da igual que sea de campo, deportiva, minimoto… ¡se sube a todas! Probador vocacional de alma racing, disfruta con cada moto como si fuese la primera vez.

3 Comentarios

  1. Yo la tengo desde octubre y la verdad es que es una auténtica gozada de moto… en autopista tiene salida y mucha aceleración aún circulando a 110-120… es espectacular. En los semáforos, es la reina.
    Lo único malo es el hueco en los pies y bajo el asiento, y el consumo. Yo la uso bastante por autopista… y circulando a una velocidad media de 100-110, durante 20-25km, se mueve la aguja considerablemente, y si llevas la caja ni te cuento. A pesar de esto, a velocidades bajas apenas consume.
    Es una moto cara, cierto, pero en mi opinión lo vale.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Campos obligatorios marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>