2 septiembre, 2014

Prueba: Harley-Davidson V-Rod Muscle

Aunque el corazón de la V-Rod es un enorme V-Twin, es una Harley muy diferente. Larga, baja y musculosa, su apellido Muscle no va de broma, la V-Rod tiene aspecto de chica dura, un motor a la altura de su imagen y también te exige ir al gimnasio para fortalecer los brazos.

Ficha técnica Harley-Davidson V-Rod Muscle.

Harley-Davidson V-Rod Muscle

Harley-Davidson V-Rod Muscle

Su carrocería es muy escueta, pero tiene mucho protagonismo junto con los enormes escapes, el espectacular propulsor, la enorme horquilla delantera y, por supuesto, el brutal neumático trasero de 240 mm de grosor.

Equipamiento Harley-Davidson V-Rod Muscle

Cuadro muy completo para ser Harley

Cuadro muy completo para ser Harley

La postura de conducción es tipo custom, no creas que en Milwaukee se han vuelto locos y vas a encontrarte unas estriberas altas y retrasadas. Culo atrás (al pequeño respaldo que dibuja el asiento), pies hacia delante y espalda también hacia el frente para llegar con las manos a sus gruesos puños. No es precisamente cómoda y eso que yo soy alto (1,85 m), los que sean más bajitos tendrán que estirarse todavía más. Tiene asiento para el acompañante, si es que a ‘eso’ se le puede llamar asiento, pero no tiene asideros y tienes la constante sensación de que te vas a quedar sentado en el asfalto.

La protección aerodinámica parece no existir, pero es curioso como el faro y los relojes desvían el aire hasta la mitad más o menos del casco en mi caso. Con la V-Rod puedo circular a 160 Km/h sin problemas, de ahí para arriba la presión sobre los hombros te incomoda, pero lo peor es mantener las piernas pegadas a la moto para que no salgan volando.

Los retrovisores incluyen en sus brazos los intermitentes para conseguir un frontal más limpio y, de paso, un aspecto más tecnológico (esta Harley juega a dos bandas). El clausor está en la parte derecha de la pipa de la dirección, como el bloqueo y en tres compactas esferas la V-Rod nos muestra toda la información, hasta las revoluciones por minuto.

¿Y el depósito de combustible? Bajo el asiento y sin llave, otra Harley más para aparcar encadenada a un buen perro para que nadie te la líe.

Motor y parte ciclo Harley-Davidson V-Rod Muscle

Un V-Twin muy, muy rabioso

Un V-Twin muy, muy rabioso

El motor de la V-Rod es V-Twin muy vitaminado, ha crecido hasta los 1.247 cc, tiene 8 válvulas, inyección electrónica y refrigeración líquida (por eso lo del enorme radiador carenado). Desarrolla 122 CV y un par motor de 115 Nm, lo que permite que sus 292 kilos de peso en vacío no supongan ningún lastre a la hora de abrir gas sin contemplaciones, es tan bruta como hace pensar su imagen y aun así la transmisión final es por correa dentada. El cambio es de cinco velocidades y el mando del embrague hidráulico.

El chasis es un doble cuna de acero, con un basculante también de acero que se suspenden con una masiva horquilla invertida delantera y un doble amortiguador trasero. La llanta delantera es de 19 pulgadas y la trasera de 18, la encargada de dar cabida a ese neumático que pone los pelos de punta, un 240/40 – 18. Los frenos son de disco en ambas ruedas (dos en la delantera) con pinzas de cuatro pistones.

Prueba dinámica Harley-Davidson V-Rod Muscle

Ponerse en marcha con la V-Rod no es tan fácil como decirlo, impresiona por sus dimensiones y peso, no es una moto apta para novatos, eso está claro. Incluso con ‘el culo pelao’ de montar en moto tienes que andarte con ojo al maniobrar si no quieres que la preciosa H-D se te vaya al suelo. Es curioso, tiene una gran tendencia a caerse a pesar de tener un neumático trasero que parece capaz de mantenerla de pie por sí solo.

Enorme donut trasero

Enorme donut trasero

Pero eso sólo pasa maniobrando en parado, en marcha el cuento cambia. No te voy a decir que es una moto ágil, no te lo creerías y yo mentiría como un bellaco, pero sí que te lo puedes pasar mejor que con otras Harley en un tramo de curvas. Eso sí, hay que tener en cuenta lo que llevas, no puedes tumbar mucho porque las estriberas rozan muy pronto y además, por su posición y ángulo para plegarse, cuando rozan se enganchan con el asfalto y te pueden dar un buen susto.

En ciudad hay que tirar con ganas del ancho manillar para hacer los giros, a veces para cerrarle, a veces para abrirle. En carretera esto no sucede porque lo solucionas inclinando más o menos. Los gruesos mandos al principio cansan mucho las manos, luego te acostumbras y no hay problema (si no tienes las manos pequeñas).

¿Y el motor? Porque aquí estamos charlando tranquilamente de la moto pero todavía no te he dicho si ‘corre’ o no ‘corre’. Es un avión, el V-Twin tiene una mala leche que te hace agradecer al 240 trasero cada uno de sus milímetros cuando abres gas con ganas. Y no, no traquetea como un Harley, un poquito en los semáforos para contentar a los puristas, pero en marcha es muy suave.

Competidoras Harley-Davidson V-Rod Muscle

Sus claras rivales son la Yamaha V-Max y la Ducati Diavel, las tres son las máximas representantes de las Macho-Bikes o Muscle-Bikes. La más deportiva y dinámica es la Ducati, luego la V-Max y por último la V-Rod, no necesariamente por prestaciones, más por manejo.

- Yamaha V-Max
- Ducati Diavel

LA OPINIÓN DEL PROBADOR

A poco que tumbes, echa chispas

A poco que tumbes, echa chispas

La V-Rod es una moto de las que gusta probar, una moto con mucho carácter, que llama la atención a su paso y que te hace sertir más guaperas a sus mandos. El motor es una pasada, empuja desde abajo sin contemplaciones y además es más suave de lo que esperaba.

¿Problemas? Que es torpe, en un tramo revirado puedes divertirte, pero más acelerando en la salida de las curvas que tumbando, el límite está muy cerca con esta moto. Y tampoco es recomendable para un uso diario, meterte entre coches es tentar la suerte, subir bordillos para aparcar puede ser una aventura por su escasa altura libre al suelo y como encima te toque maniobrar en parado, puedes llegar al trabajo ya cansado.

Vestuario: Casco Kappa KV2, chaqueta Acerbis Ramsey.

GALERÍA DE FOTOS HARLEY-DAVIDSON V-ROD MUSCLE

Acerca de Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, pero a los veinte su gran pasión pasó a ser la moto, da igual que sea de campo, deportiva, minimoto… ¡se sube a todas! Probador vocacional de alma racing, disfruta con cada moto como si fuese la primera vez.

4 Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Campos obligatorios marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>