Prueba: Harley Davidson Sportster XL 1200 Forty Eight

¿Aún no has votado esta noticia?

Los clásicos Harlystas que miraban por encima del hombro a la familia Sportster tienen que cambiar de actitud, las ‘pequeñas’ de la marca de Milwaukee cada vez son más, hay modelos para todos los gustos, y también son más personales. Toda la esencia de Harley sacando el máximo partido a la sencillez.

Ver vídeo-prueba Harley Davidson Sportster XL 1200 Forty Eight.

Harley Davidson Sportster XL 1200 Forty Eight
Harley Davidson Sportster XL 1200 Forty Eight

Ficha técnica y precio Harley Davidson Sportster XL 1200 Forty Eight.

Hemos probado varias Sportster: Iron, Superlow y Nighster, pero la 48 nos ha tocado el corazoncito. Sus ruedas gordas (la delantera es de 130/90 B16) junto con la estrechez del conjunto, su poca altura, logran una combinación muy atractiva. Además nuestra unidad cuenta con pintura Candy dorada, que es como purpurina en oro oscuro y combina con motor, chasis y llantas en color negro llamando la atención desde lejos.

Ah! y lo más importante, encima va bien.

Equipamiento Harley Davidson Sportster XL 1200 Forty Eight

Cuadro de instrumentos condensado
Cuadro de instrumentos condensado

Equipamiento el mínimo para lograr unas líneas limpias, toda la información se condensa en el ya típico y sencillo reloj situado por delante de la tija del manillar. Los retrovisores van por debajo del manillar para pasar desapercibidos (y no se ve mal por ellos), intermitentes tipo bullet y una trasera lo más limpia que permite la ley. Monoplaza para dejar la aleta a la vista, posición, pare e intermitentes integrados en lo que normalmente son sólo intermitentes traseros y placa de matrícula, lo que más daño hace sin lugar a dudas al diseño de la Forty Eight.

Los puños son gruesos igual que las manetas de freno y embrague que, además, se sitúan lejos del manillar. Necesitamos manos grandes y robustas para manejar esta Harley (ésta y todas). La postura de conducción no es de las más forzadas, pero lógicamente es de pies hacia delante, culo muy bajo y manillar a una altura media que nos obliga a echar un poco la espalda hacia delante.

¿Protección aerodinámica? Cero. ¿Lugar para el pasajero? Opcional. Y ahora lo que cualquier moto lleva por barata que sea pero las Harley no, como el tapón con llave para el depósito de gasolina o un tapón de llenado de aceite del motor que no llame mucho la atención y se pueda apretar fuerte. El de la Harley es tan chulo que todo el mundo pregunta qué es eso. Está integrado en la cacha derecha, lo pulsas, se levanta y lo desenroscas. Toda una diversión.

Motor y parte ciclo Harley Davidson Sportster XL 1200 Forty Eight

El motor es un viejo conocido, un V-Twin de 1.202 centímetros cúbicos que desarrolla un par motor de casi 100 Nm a sólo 3.200 rpm. Se conduce muy bajo de vueltas y a golpe de pistón, sintiendo cada explosión entre las piernas aunque sin excesivas vibraciones en los semáforos, porque este propulsor se ancla mediante silent-blocks de goma al chasis y se ha refinado su funcionamiento. Lo justo para ser más cómodo pero contentar a los que buscan ‘sentir su Harley’. El escape no suena mucho, para eso ya está la enorme lista de opciones de la marca y también de otras de la industria auxiliar.

Todo reducido a la mínima expresión
Todo reducido a la mínima expresión

Cambio manual de cinco velocidades que hay que manejar con decisión, embrague un poco duro con mando por cable (para hombres duros, que es una Harley) y transmisión por correa.

Frenos sencillos pero que cumplen, no son comparables con los de cualquier naked 4.000 euros más barata, pero para ser una Harley van bien. Chasis de acero para conseguir un peso total en vacío que ronda los 250 kilos. No se mueve mal en parado por su escasa altura y en marcha ahora te lo cuento.

Prueba dinámica Harley Davidson Sportster XL 1200 Forty Eight

¿Qué esperas de una Harley? Porque si no te equivocas la 48 te puede complacer perfectamente. Motor tiene de sobra para su carácter tranquilo, de hecho corre más de lo que pueda parecer y te lleva a velocidades en las que tu cuello pierde la batalla contra el viento.

Aplomada y más ágil de lo que parece
Aplomada y más ágil de lo que parece

¿Tumba? Hombreeeeee, es una Harley, ya sabes tú lo que pasa si te pones a hacer curvas y te calientas… Empiezas con la risa de tocar el asfalto con el avisador. Luego desaparece el avisador porque te lo has comido o lo has arrancado en alguna tumbada y después empiezas a comerte la estribera con goma incluida. Llega un punto en el que a derechas roza el escape y empiezan a salir las abrazaderas volando porque se destruyen por el rozamiento. Y finalmente llegas a tocar con el chasis, te llevas un susto y dejas de hacer el idiota. Sí, los neumáticos Michelin que monta esta Harley te permiten tumbar más de lo que puede la propia moto, pero no debes olvidar que tienes un trasto de 250 kilos bajo el culo, vas sentado en una posición para pocas gracias y con un equipo de frenos y suspensiones pensados para situaciones más formales.

De cualquier forma la Forty Eight nos ha sorprendido gratamente por la seguridad que te ofrece en las curvas, quizá por su rueda delantera de 16 pulgadas y por cargar más peso delante. No es la reina de la agilidad pero se mueve bien y tampoco vas ‘vendido’ en ciudad. Precisamente aquí se agradece el manillar estrecho con retrovisores por debajo.

Vamos, que es una Harley un poco guerrera. Eso sí, la guerra dura poco porque el depósito sólo caben 7,9 litros de gasolina y esos 4,9 litros de consumo a los cien que anuncia no los consigue circulando en plan guerrero, claro.

Competidoras de la Harley Davidson Sportster XL 1200 Forty Eight

Compara la Harley Davidson Forty Eight con tres de sus rivales a la vez en nuestro comparador de motos.

LA OPINIÓN DEL PROBADOR

Probador: Iván Solera
Probador: Iván Solera

Pues lo mío con la 48 ha sido algo raro, raro, raro porque no me hizo ni pizca de gracia devolverla y no tengo para nada espíritu custom. La verdad es que me gusta verlas, estéticamente hay algunas preciosas y la 48 es una de las que, para mí, entran por los ojos (me encanta la rueda delantera rechoncha).

Pero es que tampoco me gusta la postura de estas motos ni cómo se mueven, pero (otra vez) con la 48 me he sentido cómodo, es la Harley con la que más a gusto he ido, por postura y por seguridad y agilidad. Me sobra más de media estribera porque sin querer coloco los pies sobre su punto de anclaje (más cerrados) y me estorban para colarme entre los coches porque no calculo bien dónde acaban, pero nada más.

Ah sí, los mandos para manos grandes habría que ir ‘europeizándolos’ y buscaría la forma de meterle 7 litros más de combustible sin agrandar el depósito. Pero la 48 mola y el V-Twin 1200 es un motor con el que te ríes de más de uno saliendo de los semáforos.

Vestuario: Chaqueta Acerbis Ramsey, casco Kappa KV-2.

GALERÍA DE FOTOS Harley Davidson Sportster XL 1200 Forty Eight

Sobre Masmoto.net

Mira también...

KTM 1050 Adventure 2015

Prueba: KTM 1050 Adventure 2015

En líneas generales las motos trail cada vez son más asfálticas, cómodas y viajeras, por suerte hay modelos como la KTM 1050 Adventure que mantienen el espíritu original de este segmento.