22 noviembre, 2014

Prueba de contacto: Pirelli Angel, “El recorrido de los Ángeles”

El Recorrido de los Ángeles es una ruta por la mitad norte de España que ha organizado Pirelli con motos calzadas con neumáticos sport-turismo Angel ST. Este neumático monogoma se caracteriza por su huella que dibuja la forma de un ángel durante aproximadamente los primeros mil kilómetros y luego se transforma en un demonio.

Probando los neumáticos Pirelli Angel ST

Probando los neumáticos Pirelli Angel ST

Con este juego se quiere resaltar el carácter de estos neumáticos, son como un ángel de la guarda por su agarre en todas circunstancias (frío, calor, lluvia…) pero también aptos para disfrutar de una conducción dinámica en tramos de curvas. En el vídeo promocional de los Pirelli Angel se explica gráficamente. Su compuesto de goma busca el equilibrio entre duración y agarre, es estable a altas velocidades y en línea recta, aporta agilidad a la moto en los cambios de dirección y, lo más importante, transmite seguridad.

Un neumático sport-turismo es complicado de desarrollar porque debe ser capaz de cumplir con exigencias muy diferentes. Tiene que cumplir en conducción rápida en carreteras de curvas y vías rápidas, ser cómodo y filtrar irregularidades, tiene que ser capaz de llegar rápidamente a su temperatura de funcionamiento (porque puede ser que estés bajo cero o cojas la moto para sólo tres kilómetros), debe tener un buen agarre en lluvia y además buena duración manteniendo sus cualidades hasta el final de su vida útil.  Complicado ¿no? Pues mira el récord de resistencia logrado por los Pirelli Angel.

Pirelli Angel ST ¿Ángel o Demonio?

Pirelli Angel ST ¿Ángel o Demonio?

El Pirelli Angel cumple todos estos requisitos destacando en el agarre en mojado (no lo pude comprobar) y en el agarre en frío (esto sí). Ya en los primeros metros la sensación de seguridad que transmite es notable.

La distribución de los canales para la evacuación del agua, su diseño y configuración (tienen profundidad variable para acelerar la evacuación de agua) son diferentes en el neumático delantero y trasero, ya que se comportan de diferente manera y están pensados para optimizar su funcionamiento y a la vez el agarre en seco.

Durante la etapa del Recorrido de los Ángeles no tuvimos lluvia, pero sí pudimos comprobar varias cosas de estos neumáticos. En frío ya tienen un agarre notable, dan agilidad a la moto, permiten cambios de dirección rápidos y suaves, no son de los de tumbar todo o nada, son progresivos. El confort de marcha es complicado valorarlo, la mejor forma es con la misma moto probar en un mismo recorrido con neumáticos diferentes y eso no pudimos hacerlo. Pero sí pudimos rodar por autovía y ver que la estabilidad en línea recta es buena, ver que con 2.000 kilómetros a ritmo “alegre” los neumáticos tenían poco desgaste (ya no había ángeles, sólo demonios) y que en una conducción rápida por zonas de curvas tienen muy buen agarre, además permiten corregir fácilmente y son de reacciones progresivas.

El Recorrido de los Ángeles

Esta ruta estaba formada por seis etapas, saliendo de Barcelona y con final en Madrid. Masmoto.net recibió la invitación para hacer la última de las etapas, Zamora-Madrid, así que preparamos la mochila, cogimos el Talgo y rumbo para Zamora.

Allí nos esperaba la gente de Pirelli con la que, después de una agradable y calórica cena, compartimos ruta durante el día siguiente.

La Ruta de los Ángeles

El Recorrido de los Ángeles

Salida a las 8:30 de la mañana, hacía un frío en Zamora (4 grados) que no esperaba a tenor de la temperatura del día anterior. Mejor porque así vi lo que agarran los Pirelli Angel en frío, pero me tocó tiritar durante un rato por optimista. Primero casi 100 kilómetros de autovías y autopistas, parada para tomar café y calentarnos por dentro. Luego rumbo a la Sierra de Gredos ya por carreteras secundarias cada vez más estrechas. Subimos un bonito portezuelo por una carretera muy, muy bacheada, estrecha y sucia, los Angel se portaron como campeones. Bajamos más tranquilos por seguridad y porque algunas de las motos tenían los depósitos tiritando. Repostamos y paramos para comer en plena Sierra de Gredos, en Hoyos del Espino.

Comidita rica, buena charla (¿de motos? ¡qué raro!) y otra vez a las motos. Llegaba el mejor tramo. Unos cien kilómetros de carretera de montaña con buen firme, señalización y un gran surtido de curvas medias, rápidas y lentas ¡¡Y ni un coche!! Qué forma de disfrutar… En este tramo decidí emplear dos motos muy diferentes, la “hazconmigoloquequieras” Suzuki GSR 750 y la más exigente Ducati Monster 796.

Con ambas sentía cómo el Angel delantero me facilitaba el trabajo en los cambios de dirección y no ponía pegas en las frenadas, inicios de giro y en correcciones de trayectoria. Me sentía seguro y eso es importante. El trasero aguantaba los embites del bicilíndrico y llegó a deslizar en alguna curva con ambas motos, lo hizo de forma muy suave y progresiva, mejor.

El fin de ruta fue en El Cerro de los Ángeles, en Getafe, y los parciales de las motos superaban con creces los 400 Kms. Buena etapa, buena experiencia, buenas curvas y buenos neumáticos si buscas unas gomas un poco para todo y te gusta también “soltarte el pelo” en zonas de curvas de vez en cuando.

GALERÍA FOTOS RUTA DE LOS ÁNGELES (PIRELLI ANGEL ST)

Acerca de Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, pero a los veinte su gran pasión pasó a ser la moto, da igual que sea de campo, deportiva, minimoto… ¡se sube a todas! Probador vocacional de alma racing, disfruta con cada moto como si fuese la primera vez.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Campos obligatorios marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>