23 julio, 2014

Prueba: BMW C600 Sport

Llega el nuevo y esperado BMW C600 Sport, un scooter de carácter deportivo que ha creado mucha expectación desde que se anunció su lanzamiento, un maxiscooter que nace con un claro objetivo, destronar al top ventas y líder indiscutible de este segmento, el Yamaha T-Max.

BMW C600 Sport en movimiento

BMW C600 Sport en movimiento

Calcula el mejor seguro para esta moto aquí: Comparador de seguros de moto

Si la semana pasada os contábamos qué nos había parecido la BMW C650 GT, en esta ocasión nos subimos a la  BMW C600 Sport, una moto que comparte casi todo con la versión GT, pero con una geometría, dimensiones y comportamiento que los hace muy diferentes.

El nuevo BMW C600 Sport no pasa desapercibido, es un scooter que atrae todas las miradas. No es raro aparcarlo en una calle transitada y a la vuelta encontrarlo rodeado de curiosos o parar en un semáforo y terminar charlando con otros moteros. Y es que el interés que suscita este maxiscooter deportivo sobrepasa todas las expectativas.

Hasta ahora, pocos se han atrevido a plantar cara al todo poderoso Yamaha T-Max, pero nuestro protagonista va directo a la yugular y después de probarlo tengo claro que es el competidor directo del japonés y que va a hacer mucha ‘pupa’ a las ventas de rey de la categoría. Sus principales armas pasan por tener un motor de mayores prestaciones y la exclusividad de estar poco visto (de momento). En su contra tiene a un recién actualizado T-Max 530 que ha ajustado la potencia sin sobrepasar los 47cv, potencia máxima que permite el carnet A2.

Dicho esto, nos centrarnos en nuestro protagonista y dejamos la comparativa para más adelante, que hay mucho que contar de este ‘novato’ que entra con fuerza en una categoría reservada a los clientes más exigentes.

Equipamiento de la BMW C600 Sport

El equipamiento de serie es bueno y gracias a su equipamiento opcional (previo paso por caja), se puede convertir en el mejor de su categoría.

bmw_c600_sport_23

Basculante monobrazo para la rueda trasero

En un ‘scooter premium’ no se puede escatimar en seguridad, por ello BMW ha incorporado ABS de última generación en todas sus unidades y un cambio de variación continua o CVT que es capaz de gestionar la entrega de potencia evitando que la rueda trasera gire en vacío o patine sobre suelo deslizante por exceso de aceleración, una especie de control de tracción del que poco nos han contado.

La unidad de prueba venía ‘Full-Equip’ y además de contar con alarma y el paquete ‘Alta gama’ (luz diurna de leds, asientos calefactables, puños calefactables y control de presión de neumáticos), llevaba un flamante escape Akrapovic. Este escape opcional no es especialmente escandaloso y aunque nos deleita con un sonido más ronco y deportivo que el de serie, no resulta molesto ni estridente, reduciendo el peso en 1,2 kg, y aumentando la potencia en 2,2 CV y el par en 1,8 Nm.

El C600 Sport también viene equipado con freno de estacionamiento, no es algo nuevo dentro de los maxis, pero en este caso no se trata de una palanca en el manillar ni en el contra escudo, su accionamiento es tan sencillo como poner la pata de cabra.

BMW C600 Sport: Flexicase

Para poder estilizar el colín de la Sport, los diseñadores de BMW se han sacado una genialidad de la chistera, el flexicase, un invento que nos permite guardar dos cascos integrales cuando paramos la moto. En movimiento la C600 Sport solo tiene capacidad para un casco integral y cosas pequeñas, pero en parado podemos presionar un botón, y ‘voilà’, el fondo cae y aparece un nuevo espacio para guardar el segundo casco.

Cuando el flexicase está extendido, aparece un aviso en el cuadro y la electrónica nos impide circular hasta que lo recojamos.

El cuadro de instrumentos es idéntico al de la C650 GT, con velocímetro analógico y una pantalla LCD con mucha información. Lo más destacable, aunque sea repetido de la prueba del BMW C650 GT, es que además de la velocidad media, consumo medio e instantáneo o el control de presión de los neumáticos, tiene dos trip parciales más un tercero que se pone a 0 cada día y aunque no estemos pendientes, siempre podremos llevar un control diario de los kilómetros recorridos.

Para viajar en compañía es correcto, tiene dos grandes asas y un asiento que resulta cómodo. Como buena sport, se han sustituido las plataformas del acompañante de la GT por dos estriberas escamoteables con goma, tipo moto.

Motor y parte ciclo de la BMW C600 Sport

El Motor de la C600 Sport es exactamente el mismo que monta la C650 GT. Las herramientas de marketing de BMW nos resultan cuanto menos curiosas, aunque no es la primera moto de la marca en la que no coincide el nombre con la cilindrada (sirva como ejemplo la BMW F 650 GS con 800cc). En el caso de la C600 Sport el nombre se iguala con la cilindrada de las Supersport o la actual cilindrada de las Moto2 para demostrar con mayor ímpetu su espíritu deportivo, a pesar de que la cilindrada real de este scooter es de 647 cc.

bmw_c600_sport_25

BMW C600 Sport: Monoamortiguador y Monobrazo

Para no repetirnos y extendernos demasiado, destacar que es un bicilíndrico en línea que desarrolla una potencia de 60 CV y un par 66 Nm, unas cifras que nos auguran buenas prestaciones y sensaciones a los mandos. El cambio automático, es por un CVT con correa y variador continuo con transmisión final por cadena en baño de aceite.

El chasis, las suspensiones y los frenos, tres cuartos de lo mismo, ‘en cueros’ la BMW C600 Sport y la C650 GT son la misma moto, con una rigidez sobrada en todos los terrenos y que gracias a la mayor ligereza de la Sport (17 Kg menos) resulta aún más efectiva.

Los neumáticos son ambos de 15″, podríamos decir que es casi un rueda alta con 120/70 delante y 160/60 detrás. Una medida que unida al conjunto permite una pisada firme y estable en todos los terrenos.

En general todo está perfectamente equilibrado y si tenemos que ponerle alguna pega solo mencionaría que el motor se siente algo tosco cuando coge revoluciones, donde la transmisión final por cadena tendrá parte de culpa.

Prueba dinámica de la BMW C600 Sport

Después de bajarnos del C650 GT, el hermano deportivo me ha parecido un juguete. Resulta curioso comprobar cómo puede cambiar el comportamiento de una moto con solo cambiar su geometría exterior (carenados, manillar y asiento).

bmw_c600_sport_04

Rodando con la BMW C600 Sport

Para un piloto alto, como es mi caso, la posición a los mandos es poco natural. Tiene el manillar bajo, las plataformas para los pies altas (suben las rodillas) y el asiento del piloto muy largo, donde no he encontrado la posición en la que me encontrara realmente cómodo.

Si estiro las piernas y me siento contra la doble altura del asiento para conseguir apoyo lumbar, pierdo control sobre la rueda delantera y me obliga a estirar los brazos y encorvar la espalda. Si por el contrario opto por sentarme más cerca de la punta del asiento gano en control y obtengo una posición más erguida, pero siento que la moto va por un lado y yo por el otro.

bmw_c600_sport_03

BMW C600 Sport en ciudad

El comportamiento en ciudad me ha sorprendido gratamente sobre todo si comparo con el C650 GT. Está claro que es un ‘maxi’, y el peso (237 kg en seco y 249 kg lleno) se nota al movernos a baja velocidad o en los estacionamientos, pero metidos en faena, es un scooter más manejable de lo que aparenta.

Su motor es una delicia y resulta muy dosificable en las arrancadas, no entrega todos los caballos de golpe y eso se agradece cuando no quieres ir con el cuchillo entre los dientes.

La moto empuja, y empuja con ganas, pero no requiere de manos expertas a la hora de abrir gas. Ir rápido con el C600 Sport es muy fácil y pararlo no supone ningún esfuerzo ya que el equipo de frenos puede con todo.

Los cambios de dirección son rápidos, no es un 300 cc, pero en cuanto nos adaptamos a su peso se mueve bastante bien. El bajo centro de gravedad y su estrechez, permite moverte entre coches y llegar hasta la primera fila de los semáforos. No tanto para serpentear entre coches parados, donde su longitud y peso nos complica la maniobra.

En las salidas desde parado eres el rey de los urbanos, su 0 a 100 Km/h en 7,1 segundos lo corroboran, y aunque la entrega es suave en la arrancada, el empuje es constante desde los 0 a los 180 que se encuentra el corte de inyección, sobradísimo para un scooter.

bmw_c600_sport_08

BMW C600 Sport en carretera

En carretera es muy divertido, posiblemente es el lugar donde más se disfruta de este ‘urbano’. Para hacer los honores decidí ‘disfrazarme de romano’, algo que no había hecho nunca para un scooter. Tratándose de la versión Sport y aunque tenía claro que no iba a desgastar las deslizaderas me puse el mono de cuero, el casco y las botas R para llevarlo a mi trazado favorito.

Los primeros 30 kilómetros los hice por carretera abierta donde el C600 Sport va sobrado, el bastidor, suspensiones y motor permiten ir tan rápido como nos permita el tráfico y los límites de velocidad pero con una protección frente al viento más discreta que la C650 GT.

La pantalla es regulable manualmente en tres posiciones, la he llevado casi todo el tiempo en la intermedia y como en marcha no se puede regular, así se quedó durante todo el trayecto. Sobre las piernas algo de viento se cuela, se nota que es más estrecho que el GT y hay que recoger las rodillas para que no te toque el aire.

Los adelantamientos son rápidos y los grandes ‘curvones’ no le hacen despeinarse, la BMW C600 Sport va sobre raíles, la amortiguación y el chasis cumplen con lo esperado en una moto de esta calidad y precio.

Finalmente llegamos a la carretera de curvas, territorio comanche. Aquí es donde el C600 Sport lo da todo, y donde nos damos cuenta de lo bien hecho que está. Enlazando curvas se siente rápido y ágil, coge muy rápido velocidad y se detiene con total seguridad.

Se nota que es un scooter, pero ‘si tienes mano’, no habrá ningún problema en salir con tus amigos con motos deportivas mucho más potentes, que podrás sacarle los colores a más de uno.

bmw_c600_sport_06

BMW C600 Sport: Buen comportamiento dinámico

La entrada en curva es firme y tirar la moto no resulta complicado. La moto va anclada al suelo, pero la rueda delantera se siente lejana y en curvas que se cierran da respeto corregir la trazada, ya que tiene tendencia a sacarte para fuera, menos que en la GT, pero también he tenido esa sensación.

En inclinadas con asfalto bueno el caballete llega a tocar por los dos lados, en el izquierdo lleva un avisador (que desapareció después de un par de curvas cerradas) y por el derecho toca directamente la base del caballete, (en ciudad solo me ha tocado en alguna rotonda bacheada y solo por el lado del avisador).

Las diferencia respecto a una moto convencional la encuentro principalmente en el cambio automático. Está claro que no es lo mismo salir de una curva con una macha corta engranada que con un variador continuo. La aceleración es progresiva y aunque coge muy rápido la velocidad las sensaciones son completamente diferentes, la entrega es suave y perece que acelera más despacio de lo que realmente es.

bmw_c600_sport_07

BMW C600 Sport en carretera de curvas

La segunda diferencia es la postura, que además de ir con los pies más adelantados de lo normal, te falta apoyo en las rodillas, lo que obliga a dirigir la moto con el manillar y el trasero.

Las suspensiones en las apuradas me han resultado más que aceptables teniendo en cuenta mi peso y altura, la horquilla invertida no se hunde cuando clavamos el freno delantero, y si tiramos de los dos mucho mejor.

El tacto de los frenos es muy bueno, sobre todo el delantero que es muy dosificable y preciso, si apretemos con ganas la moto se clava y el ABS solo entra en caso de claro deslizamiento. La maneta que controla el freno trasero tiene un tacto más duro y es menos progresiva. Si abusamos de ella salta el antibloqueo con algo más de facilidad, avisándonos con la clásica vibración desagradable de la maneta. Es algo más intrusivo que el delantero, pero no mucho, hay que hacer un poco el burro para bloquear.

Competidores de la BMW C600 Sport

-Yamaha T-Max
- Gilera GP800
- Aprilia SRV 850
- Honda Integra

Compara la BMW C600 Sport con hasta tres competidores en nuestro comparador de motos.

LA OPINIÓN DEL PROBADOR

bmw_c600_sport_31

Probador: Raúl Ramírez

El BMW C600 Sport me ha gustado porque, a diferencia de su hermana rutera (C650 GT), este sí que supone una alternativa a la ‘movilidad urbana’, eslogan que define al segmento C de BMW.

Es un scooter que se desenvuelve bien en  la ciudad y resuta idóneo para las escapadas de fin de semana, siendo perfectamente válido para realizar viajes largos como para disfrutar de la conducción más deportiva en carretera de curvas.

Lo encuentro ideal para desplazamientos superiores a 30 ó 40 km y para quien busque una moto que combine la comodidad y la limpieza de un scooter con la rigidez, el aplomo y las prestaciones de una moto convencional tipo sport.

Si ‘te gusta conducir’ y tu bolsillo te lo permite, es una opción muy a tener en cuenta.

El precio base de la BMW C600 Sport es de 11.150 €. Pero si quieres una como la que hemos probado prepara el talonario porque hay que añadirle 236 € de la alarma, 942 € del paquete Alta gama y 462 € por el escape Akrapovic, lo que sube su precio hasta los 12.790 €.

Vestuario: Casco Givi 40.2, Chaqueta Acerbis Ramsey

GALERÍA DE FOTOS

Acerca de Raúl Ramírez

Empezó a curtirse en la época de los Vespino, pasó por un scooter y luego dio el salto a las motos de media y alta cilindrada. De aspecto tranquilo pero rápido en moto, no le importa ir cerrando el grupo… hasta que llega a ‘territorio comanche’, entonces hay que echarle un galgo para poder seguirle. Le gustan las deportivas, pero a la hora de comprar hace caso a la parte racional de su cerebro.

12 Comentarios

  1. Un debate sobre los Maxiscooters:
    ¿valen realmente lo que piden por ellos?, 11.000, 12.000 pavos? motos con las que tampoco están pensadas para irte de viaje o hacerte unas curvas en un puerto de montaña.

    Kiko

    • Buena pregunta…

      A mi modo de ver, con los 13000 € de este scooter, me da perfectamente para comprar una Naked de 600cc a 800 cc y un scooter de 250 cc a 350 cc. Un dos por uno.

      Disfrutaría mucho más de la conducción en carretera y curvas con una sport de verdad con el doble de potencia y mayor finura y para el día a día tendría un scooter más ciudadano, con menos mantenimiento, menos consumo y más ligera,…

    • Claramente no. Los fabricantes deben sacar un beneficio mucho mayor con los scooters que con las motos. Y más con los scooters pequeños, que tiran de tubos de “hierro” para los chasis, suspensiones megabásicas y frenos poco estudiados.

    • Buen debate. Mi opinión es que por el precio de un megascooter me puedo comprar una moto con la que puedo disfrutar muchísimo, polivalente, como una naked de 800cc.

      Estoy con mi compañero Raúl en eso.

  2. hola raúl, creo que un scooter tiene que ser basicamente un vehiculo práctico y funcional y + o – económico….por muchas prestaciones que tenga,pero por este precio me compro cual quier cosa menos este scooter…que si lo miramos bien, solo es un scooter con las limitaciones que el concepto tiene por sistema…es mas cara que una suzuki bandit 1250 equipada esta los topes !!!!….

    • Yo pienso lo mismo.
      Por poner un ejemplo, una FZ8 cuesta 7199 € y le da 10 vueltas a cualquier scooter de lujo. Los acabados son superiores, los componentes de mayor calidad, un comportamiento de moto deportiva de verdad, mucha más potencia, chasis de aluminio,…

      ¿Qué ventajas tiene un scooter como el C600 sport sobre una moto? El hueco bajo el asiento, comodidad del cambio automático, limpieza y protección en las piernas.
      Los casi 6000 € de diferencia ¿estás justificados?… creo que no hace falta que responda ;)

      ¿Se venderá?… Por supuesto, igual que se venden un Mini que cuesta más que el mismísimo VW Golf y mucho más que otro coches con mayores prestaciones de marcas más menos lujosas…

      • YO PIENSO LO MISMO DE LAS CUSTOM, Y LOS QUAD, Y LAS ENDURO, Y LAS RR, Y LAS NAKED, Y LAS TODO TERRENO…TODO SON GUSTOS.

        • @e83aa516ea4b28ee687ae8c8ae87b2fb:disqus, No dudo que su estética y concepto te pueda gustar más que cualquier otro estilo de moto, para gustos los colores. Yo soy usuario de scooter a diario y no lo cambio por ninguna R. Solo pienso que el precio de la C600Sport no está justificado, aunque me parezca perfecto que muchos quieran pagarlo ;)

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Campos obligatorios marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>