BMW C evolution 2014

Prueba: BMW C evolution 2014

Prueba: BMW C evolution 2014
¿Aún no has votado esta noticia?

La entrada de BMW en el mundo de los scooters fue de la mano de Kymco con los C 600 Sport y C 650 GT. En 2014 la marca alemana ha dado un paso más y nos propone un scooter 100% eléctrico, con buenas prestaciones, 100 kms de autonomía y que se puede conducir con carné de coche, el BMW C evolution. (Ver prueba BMW C 600 Sport y prueba BMW C 650 GT).

BMW C evolution 2014, eléctrico 100%
BMW C evolution 2014, eléctrico 100%

El parecido estético con el C 600 Sport es innegable, principalmente por el frontal con doble óptica y sus formas generales. Pero el C evolution tiene personalidad propia, no es un Sport con motor eléctrico, de hecho la gente lo mira con curiosidad aunque pocos son conscientes de lo que realmente están viendo. Lo llamativo para los profanos es la combinación cromática, donde el negro brillante, el gris ceniza y un curioso blanco mate se alían con verde chillón que parece tener luz propia para conseguir un conjunto deportivo y a la vez elegante. Precisamente los laterales de color verde que cubren el hueco del motor son la única referencia a su concepto eléctrico y los más técnicos se darán cuenta de la ausencia de tubo de escape.

Equipamiento y ergonomía

Luces y sombras para el C evolution en este apartado. Por un lado nos deja totalmente locos con una tecnológica pantalla TFT a color como cuadro de instrumentos, puños calefactables, ordenador de a bordo, manetas de freno regulables, mandos situados en las piñas de luces y una muy buena calidad visual percibida. Pero por otro lado la postura de conducción es un poco extraña (con los pies elevados y el manillar muy bajo), no tiene apertura remota para el hueco bajo el asiento y encontramos algún detalle mejorable. Vamos al detalle.

El cuadro de instrumentos es una pantalla TFT a color
El cuadro de instrumentos es una pantalla TFT a color

Su cuadro de instrumentos no deja impasible, se trata de una pantalla TFT a color de generoso tamaño en la que podemos visualizar la velocidad y la información básica de cualquier moto, además de un indicador de potencia disponible y utilizada (para saber si ‘te queda puño’), las funciones del ordenador de a bordo y tener un control exacto de lo que pasa con la batería (nivel de carga, autonomía, si estamos recargando o gastando batería, etc). Esta pantalla es lo más llamativo de este scooter y no es raro que en los semáforos el motorista de turno que para a tu lado se quede mirándola con cara de póker.

El pasajero lo lleva bien en el C evolution, tiene un asiento individual situado más alto que el del conductor, así que gana visibilidad y no tiene que retorcerse para asomar la cabeza por un lado y poder ver algo. Cuenta con estriberas plegables recubiertas de goma y dos buenos asideros traseros.

Precisamente el asiento del pasajero es el que da acceso al espacio de carga mediante una clásica cerradura lateral en vez de un sistema de apertura remota. El hueco es claramente pequeño, sólo cabe un casco integral y además debe compartir el espacio con el cable de carga así que no es fácil encajarlo. El cable debería tener un alojamiento específico y separado, porque lo normal es que esté sucio, lleva una vida muy ‘arrastrada’. Un sistema de recogida como el de los aspiradores sería lo ideal para no mancharnos las manos, evitarnos andar enrollando el cable y metiéndolo en una bolsa para no ensuciar el hueco de carga o lo que llevemos en él. Sí, la marca dirá que el cable no es necesario llevarlo encima y que es mejor dejarlo en el garaje, pero a ver quién es el valiente que se arriesga a ir ‘a pelo’.

Cabe un integral si lo rodeas con el cable, si no golpea con la tapa
Cabe un integral si lo rodeas con el cable, si no golpea con la tapa

La capacidad de carga es la asignatura pendiente de este scooter, poco bajo el asiento y sólo un cajón tras el escudo. El espacio donde debería ir el cajón izquierdo lo ocupa la toma de recarga, que no tiene llave ni ningún sistema que evite su desconexión cuando está en proceso de carga. Vamos, que el C evolution está pensado para un garaje privado o en el mundo ideal sin vandalismo, envidias y malos pensamientos, porque si lo dejas cargando en la calle o un garaje privado, puedes encontrarte que lo han desconectado y estás sin carga o directamente que te han robado el cable.

Motor y parte ciclo

El motor del C evolution es 100% eléctrico, un motor síncrono refrigerado por agua que desarrolla una potencia máxima de 47,4 CV a 4.650 rpm (potencia nominal de 15 CV, por eso se puede conducir con carné B) y un par motor de 72 Nm desde 0 hasta 4.500 vueltas. La potencia puede considerarse normal, pero importante es que da su par máximo desde 0 revoluciones por minuto. Esto hace que el C evolution, a pesar de sus 265 kilos, sea capaz de acelerar de 0 a 100 en 6,2 segundos y, lo que es más llamativo, de 0 a 50 en sólo 2,7 segundos. Complicado encontrar un megascooter que acelere como éste de 0 a 50, aunque luego su carácter eléctrico limita su velocidad a 120 km/h para que el consumo de electricidad no se desborde.

Basculante monobrazo trasero y horquilla invertida delantera
Basculante monobrazo trasero y horquilla invertida delantera

La batería es de ion-litio, tiene refrigeración por aire (con un ventilador adicional) y tiene una potencia de 8 kWh. Para recargarse por completo en una toma doméstica de 220 V y 12 A necesita unas 4 horas y 2:45 h para hacerlo hasta el 80%. Si la toma es de 220 V y 16 A, los tiempos se reducen a 3 horas y 2:15 h respectivamente.

La autonomía declarada es de 100 kilómetros, tiene cuatro modos de conducción que luego te explicaré en profundidad y un sistema de recuperación de energía en las reducciones y las frenadas. Si eres fino puedes pasar de los 100 kms y si vas acelerando como si no hubiese un mañana, no creas que la autonomía se reduce en exceso. Nosotros recorrimos 90 kilómetros y nos quedaba una autonomía de 6 más practicando una conducción poco o nada ahorradora.

El chasis es mixto con motor autoportante, un entramado tubular de acero se atornilla al motor y también unas planchas de aluminio para formar el conjunto de chasis y subchasis.  Las suspensiones están formadas por una horquilla invertida delante con barras de 40 mm de diámetro y un monoamortiguador trasero que frena los movimientos del basculante monobrazo. En el apartado de frenos encontramos discos de 270 mm, dos delante y uno detrás, todos ellos mordidos por pinzas de dos pistones y con sistema antibloqueo ABS. Las llantas son de 15 pulgadas, con neumático frontal de 120 y trasero de 160.

La electrónica es una constante en este tecnológico scooter y para mejorar la seguridad y facilitar su conducción tiene el sistema TCA (Torque Control Assist), un limitador electrónico del par motor que actúa para evitar el patinamiento de la rueda trasera, ya sea en aceleración o en deceleración. Suena demasiado elaborado para un scooter, pero es que tiene un tacto muy peculiar.

Prueba dinámica BMW C evolution

Vamos a empezar explicando los diferentes modos de conducción. Tiene cuatro: Dynamic, Road, Eco Pro y Sail.

El modo Dynamic es el más deportivo, con la máxima aceleración y también la máxima retención y recuperación de la energía. Pero no te lleves a engaño, es el que más consume y un poco brusco, hay que reservarlo sólo para esos momentos de inspiración en los que quieres sensaciones ‘racing’. El modo Road tiene la máxima capacidad de aceleración y un 50% de recuperación de energía al decelerar y también menos retención. Es más cómodo que el Dynamic y el modo que más tiempo utilizaremos en una conducción normal. El modo Eco Pro es el más ahorrador, se capa la entrega de potencia para que gaste menos y consigue la máxima recuperación en las deceleraciones. Bien para cuando queremos estirar al máximo la autonomía, pero el C evolution pierde toda su gracia en este modo porque se convierte en un scooter bastante lento. Y por último el modo Sail, un modo muy interesante para circular por carretera porque es similar al Road en aceleración pero no retiene al soltar el gas, se queda en modo ‘vela’ o ‘rueda libre’ y recorre muchos metros sin perder velocidad. En ciudad interesa tener retención y recuperar energía, pero en carretera con el modo Sail consume menos que con el Eco y es mucho más rápido.

Un poco torpe, pero aplomado y seguro
Un poco torpe, pero aplomado y seguro

La conducción de este scooter me recuerda a la de los coches híbridos (pruebas de coches híbridos), te incita a gastar poco. Aunque el C evolution tiene una doble cara, porque por otro lado te incita a disfrutar de su poder de aceleración cuando circulas a baja velocidad. No he probado un scooter que acelere como éste desde parado, es espectacular y menos mal que lleva el TCA, porque la rueda pierde tracción cada dos por tres. Ya en modo Road, cuando te subes por primera vez, tienes la sensación de que te vas a quedar sentado en el asiento del acompañante. Lo siguiente ya sabes lo que es ¿no? Poner el modo Dynamic y probar a acelerar en 2,7 segundos de 0 a 50… ¡Tremendo!

A partir de 50 km/h el empuje decae un poco, pero hasta 100 tiene una capacidad de aceleración y recuperación fantástica para pesar 265 kilos. A partir de ahí la cosa cambia, le cuesta más llegar a los 120 y ahí está su tope, está limitado a 120 para que el consumo no se vaya por las nubes.

La protección aerodinámica de su escueta pantalla es mayor de lo que parece, pero podría ser mejor, en este caso la estética ha vencido a la práctica. En autovía se muestra más que aplomado y podemos alejarnos unos kilómetros de la ciudad sin problema y sin preocuparnos de las multas por exceso de velocidad. Pero donde brilla de verdad es en ciudad… bueno, brilla su motor, porque es un ‘trasto’ muy grande para meterse entre los coches, pesa mucho y en los giros cerrados se nos echan los kilos encima, no es precisamente un scooter sólo para ciudad. Pero claro, el motor tiene cero vibraciones y apenas suena, su sonido es como un silbido que recuerda a las películas de ciencia ficción.

El escenario ideal para el BMW C evolution es en realidad el que correspondería a todos los megascooters: vivir en las afueras y trabajar en una gran ciudad. En esa utilización disfrutas en carretera de su comodidad, aplomo y prestaciones, mientras que puedes salvar los atascos mañaneros y aparcar en la puerta del trabajo. Todo esto sin gastar un euro en gasolina.

La opinión del probador

Probando el C evolution
Probando el C evolution
Se me eriza el vello sólo de pensar en un futuro en el que las motos sean sólo eléctricas, con decirte que soy de los que baja la ventanilla cuando voy en coche y me pongo detrás de una moto de dos tiempos…

Pero hay que reconocer que para moverse por ciudad los scooters eléctricos tienen futuro. Son más divertidos que los de combustión porque la aceleración es mayor, no tienen vibraciones, no contaminan, no hacen ruido y, en un futuro, pesarán lo mismo y tendrán buena autonomía.

El C evolution con sus 100 kilómetros de autonomía ya es más que interesante, tiene una velocidad máxima suficiente y es una auténtica gozada rodar con él por ciudad. Le falta agilidad por tamaño y peso, pero eres el rey de los semáforos porque cuando estás parado te invade la paz de su motor en ‘stand by’, y cuando el semáforo cambia a verde no hay quien te gane. En las avenidas grandes es mejor no coincidir con motos de gran cilindrada porque al segundo o tercer semáforo los ves salir poseídos antes de que se ponga verde con tal de no volver a ser humillados por un scooter.

Quizá su mayor problema no sea el miedo que solemos tener a que la autonomía sea insuficiente, sino su elevado precio. Los 15.250 € que es necesario desembolsar para hacerse con un C evolution lo limitan a sólo unos pocos convencidos y con capacidad para gastarse en un scooter lo que cuesta una deportiva de última hornada.

La entrada de BMW en el mundo de los scooters fue de la mano de Kymco con los C 600 Sport y C 650 GT. En 2014 la marca alemana ha dado un paso más y nos propone un scooter 100% eléctrico, con buenas prestaciones, 100 kms de autonomía y…

Review Overview

Comportamiento
Ergonomía
Consumo
Pasajero
Calidad/precio
Capacidad de carga

6.83 SOBRE 10

User Rating: Be the first one !

FOTOS: BMW C evolution

Ir a la galería completa (29 fotos)

Vestuario de la prueba: Casco Givi 10.8 Urban J, chaqueta Suomy Hybrid Mesh, guantes Suomy Metropolis, pantalón Axo Easy Jeans.

Competidores del BMW C evolution

Ficha técnica y precio BMW C evolution (15.250 €)

En realidad el C evolution no tiene rivales en el mercado. Los fabricantes que se han lanzado al mundo eléctrico lo han hecho con scooters pequeños, motos o megascooters menos potentes y lujosos que este BMW. Los dos modelos que por concepto más se asemejan (aunque de lejos) son el LEMev Stream y el Vectrix VX-1 Li+.

Compara el BMW C evolution con tres de sus rivales a la vez en nuestro comparador de motos.

Sobre Masmoto.net

Mira también...

Kymco Super Dink 2017

Kymco Super Dink 125/350 2017, a prueba el scooter superventas

El nuevo Kymco Super Dink sube de nivel, el superventas de la marca taiwanesa eleva su calidad notablemente en busca de esos clientes que quieren más. Lo probamos con las dos motorizaciones disponibles, 125 cc y 350 cc.