Cómo elegir el casco más adecuado y viajar seguro

El año 2015 nos ha dejado con un importante repunte de la siniestralidad en motocicletas y ciclomotores con 247 fallecidos, 60 más que en el año anterior. Un dato preocupante más cuando nos enteramos que 13 de los fallecidos no llevaban casco en el momento del accidente -en 2014 sólo tres víctimas mortales no lo usaba-. Si conduces, hazlo ‘con cabeza’.

Circula en moto siempre 'con cabeza', siempre con casco
Circula en moto siempre ‘con cabeza’, siempre con casco

Es momento de tomar cartas en el asunto y, aunque la administración tiene mucho que hacer, lo primero es empezar por reflexionar sobre lo que uno mismo puede mejorar para viajar más seguro. ¿Utilizas el casco adecuado? ¿el equipamiento que usas es específico para montar en moto?

Hoy queremos insistir en la importancia del uso del casco uniéndonos a la campaña ‘Objetivo cero motoristas sin casco’ de la Fundación Mapfre. ¿Qué tipos de cascos hay en el mercado y cómo elegir el más adecuado? Aquí tienes las claves.

Tipos de cascos según su uso y protección

Los cascos que actualmente puedes encontrar en las tiendas se pueden agrupar en cuatro categorías:

Tipos de cascos para motoristas
Tipos de cascos para motoristas

 

Casco integral: Es el más utilizado y el que da mayores garantías de protección. ¿Y por qué? Porque cubre completamente la cabeza y la cara; cuenta con una pantalla practicable; aireaciones delanteras y traseras para mantener una buena temperatura interior; y el sistema de cierre rápido, o hebilla de “doble D”. Este tipo de cierre es más seguro ya que es prácticamente imposible que se suelte en caso de accidente. Ver modelos de cascos integrales.

Casco modular: Denominado también convertible o semi-integral. Físicamente es similar al casco integral poero con la diferencia de que puede abrirse toda la parte frontal, algo útil para hablar puntualmente cuando se está parado. Para circular hay que llevarlo cerrado (algo que no todos los motoristas hacen :-(). Ver modelos de cascos modulares.

Casco abierto: Cubre el cráneo pero no posee morrera y en algunos modelos tampoco pantalla (es decir, dejan al descubierto la barbilla y, en muchos casos, también la cara). Los usuarios de scooters, ciclomotores y de ciertas motos tipo custom -por tema estético-, suelen optar por este tipo de casco abierto. Hay de tres tipos:

  • Casco Jet: Dentro de la línea de cascos abiertos es el que aporta mayor seguridad porque cubre la nuca y las orejas.
  • Casco semi-jet: Al ser algo más pequeño que el tipo jet deja desprotegida la parte superior de la nuca y la mandíbula.
  • Casco quitamultas o calimero: Así se les conoce porque solo sirven para evitar que te pongan una multa pero el motorista que opte por uno de éstos irá desprotegido en moto. No protege la zona de la nuca, de las orejas ni de la cara e incluso hay muchos que no llevan ni pantalla.

Ver modelos de cascos jets y semi-jets.

Cascos para motocross: Son cascos abiertos con morrera adelantada, diseñados para usarse en el campo y en condiciones extremas. Ver modelos de cascos off-road.

El casco que más protege es el tipo integral.
El casco que más protege es el tipo integral.

Cómo sé que me va a proteger

Una vez que has decidido qué tipo de casco comprar para una buena protección según el tipo de moto y el uso que le vas a dar es momento de fijarte en otras cosas:

Que el casco esté homologado

Debe disponer de la etiqueta de homologación europea:

Etiqueta de homologación para el casco de  motosa) La “E” corresponde a Europa y el número al país donde se ha realizado la homologación. A España le corresponde el número 9.  
b) Es la revisión vigente de la norma europea que cumple. En España se acepta tanto la 04 como la 05 aunque ésta última es la más completa ya que incluye la prueba de golpe maxilar.  
c) Número con el que se ha homologado el casco.  
d) Letra que identifica la seguridad del casco y el nivel de seguridad según sea el modelo. Así nos podremos encontrar P o Protectivos (la más alta) para los integrales y algunos modulares, N/P o No Protectivos para aquellos en los que no protege la mentonera como algunos modulares y J o Jet para aquellos modelos abiertos.  
e) Número de serie con el que se puede trazar el recorrido completo del casco desde su fabricación.

Elige la talla adecuada

Para saber que un casco es el adecuado éste debe ajustarse a nuestra cabeza correctamente. ¿Pero cómo saber que estoy comprando la talla correcta? Te ayudará medirte el contorno de la cabeza por encima de las orejas. Este dato te ayudará porque las tallas de los cascos van numeradas de forma similar a la ropa. Hay tallas desde la XS a la 2XL y cada una va acompañada de un número (por ejemplo 56/57) correspondiente a los centímetros de la cabeza. Puede haber algunas variaciones en el tallaje según el fabricante, pero son cambios leves.

Y por último y lo más importante para que la protección sea la adecuada: ¡el casco debe ir abrochado! Y si dispone de visera, con ésta bajada para evitar el impacto en la cara o en los ojos de algún insecto o cualquier otro elemento que pueda ser proyectado.

La Fundación Mapfre se ha propuesto conseguir 'Objetivo cero motoristas sin casco'
La Fundación Mapfre se ha propuesto conseguir ‘Objetivo cero motoristas sin casco’

Antes de conducir, ¡fuera drogas!

Pero la Fundación Mapfre no sólo se ha propuesto el objetivo de cero motoristas sin casco, también dirige sus esfuerzos para el ‘Objetivo cero víctimas de accidentes’. Por este motivo colabora con la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) para concienciar a todos los conductores sobre los peligros de conducir un vehículo después de haber ingerido drogas.

En el año 2015, la DGT realizó 68.959 pruebas de consumo de drogas, con un resultado positivo en el 33% % de las mismas. Para 2016, ha anunciado un aumento de los controles en un 38% con la previsión de llegar a los 120.000 durante todo el año. Sobre todo son los conductores jóvenes los que no tienen miedo de asumir riesgos y acaban realizando comportamientos que ponen en peligro su vida y la de los demás usuarios de la vía.

Lo comentábamos al inicio de este artículo y lo repetimos también ahora. Cuando te pongas a los mandos de una moto hazlo con cabeza. Ponte el casco y no asumas riesgos innecesarios. ¡Drogas y alcohol, fuera!

También te puede interesar:

Sobre Sara Soria

Informadora por instinto, reina de la escritura, perfeccionista y gran profesional del periodismo del motor que sorprende por su valentía a pesar de su aspecto de niña buena. Pone un toque femenino en la web, orden en la redacción y una visión más racional del mundo de la moto.

Mira también...

Conducir moto en ciudad

¿Vas a montar en moto? Conduce seguro con estos consejos

¿Cómo conducir una moto más seguro? La siniestralidad de la moto es elevada. Aquí tienes algunos consejos y prácticas para llevar a cabo. Conducirás más seguro y reducirás la siniestralidad.